En su ubicación actual, en la plaza que lleva su nombre, la Iglesia y Covento de San Fran­cisco es uno de los exponentes del tallado y de la pintura del siglo XVII.

La amplia nave central de 27 metros por 54 ofrece a la vista del visitante una profusión de reta­blos a los costados, que suman doce en total.

Pero el centro de atención, es, sin duda el Coro de delicada talla que en sus dos filas se han distri­buido 78 sillas con relieves labra­dos en madera de cedro obra del elgo Fray Luis Montes.

San Francisco se vanagloria de tener la pinacoteca más pro­fusa de todos los conventos.

Porque en el templo y en sus claustros se conservan más de ochenta bellos lienzos y copias de artistas famosos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here