FUNDACIÓN Y TRANSCURSO HISTÓRICO La historia de Andahuaylillas

0
537

La historia de Andahuaylillas ligada a la política evangelizadora de la Corona española y al templo, resalta la figura de su doctrinero Juan Pérez de Bocanegra. Su labor en la evangelización de su feligresía en Andahuaylillas, durante casi una década, entre 1618 y 1628, se tradujo en la propuesta de mandar pintar los muros del templo con grandes programas evangelizadores. A él se le atribuye haber comprometido al pintor criollo Luis de Riaño a trabajar los murales y algunos de los lienzos que admiramos hoy en el templo.

Durante su estadía en Andahuaylillas, escribió seis libros. Su obra más importante fue el libro ” R itu a l F o rm u la rio e in s titu c ió n d e c u ra s p a ra a d m in is traralos naturales de este reino , los santos sacra m e n to s d e l b a u tis m o , confirmació n, eucaristía y viático, penitencia extremaunción, y matrimonio, con advertencias muy n e c e s s a ria s “, publicada en 1631, esta obra fue el primer manual para el uso de los curas rurales y a la vez un
cuestionario para la confesión de los nativos, de sus rituales andinos, sus prácticas sociales cotidianas, además de indagar sobre las memorias de la vida de sus antepasados, sus esperanzas y deseos. Esta obra es de vital importancia para entender la política de cristianización en los Andes y la andinización de la religión católica romana en el siglo XVII.

La obra pictórica que propició en San Pedro A p ó s to l, e x p lic a s u la b o r e v a n g e liz a d o ra , m o s tra n d o e l g ra n conocimiento que tenía del mundo andino que le tocó adoctrinar. Pérez de Bocanegra al conocer el templo de Andahuaylillas, lo vio como el vehículo perfecto para conducir su rebaño hacia la vida cristiana, que se iniciaba con el bautismo que él señala en su Ritual como puerta de la Religión Cristiana, y de la vida eterna, continuando con la confirmación, confesión, la Eucaristía y finalizaba con el entierro en suelo consagrado. La ubicación del baptisterio, a unos pasos del ingreso al templo, expresaba su función como el lugar donde empieza la vida cristiana.

Para los católicos romanos, el bautismo es el sacramento por excelencia, un signo sensible instituido por Jesucristo para perdonar al individuo y liberarlo del pecado original con el que nace, debido a la desobediencia a Dios de los primeros padres Adán y Eva en el Paraíso, al comer del fruto prohibido. La ceremonia se realiza en el baptisterio, de allí su nombre, en la pila bautismal. Es el acto de derramar agua bendita sobre la cabeza del bautizado y va acompañado de la fórmula bautismal: ” Yo te bautizo en el nombre d e l P a d re, del Hijo y del Espíritu S a n to “, es decir en nombre de la Trinidad, frase inscrita en el mural de la portada del baptisterio en las cinco lenguas ya m encionada s. E n versión quien fue el autor del programa mural, usó el término en latín “Yo te bautizo”, pensando y sabiendo el significado que tiene esta sentencia en quechua, como lo muestra en su Ritual, donde él da algunos sinónimos para el término, dando a entender que la frase en quechua significa la acción de lavarse, bañarse, rociarse y limpiarse el cuerpo con agua. El bautismo no es la ceremonia donde el individuo recibe sólo un nombre cristiano, es más trascendente, significa que Dios a través del agua bendita transmite su gracia al iniciado. Pérez de Bocanegra entendía que de esa manera, podía remplazar el ritual de purificación que se realizaba en la religión tradicional andina, por el nuevo ritual de purificación es decir el bautismo católico romano.

Frente a la puerta del baptisterio, está la que lleva al coro alto y a la torre cam panario que al ingreso de este también se lee una inscripción en latín, pero mientras en la puerta del baptisterio la referencia da cuenta del inicio de la vida cristiana, en esta otra se completa la vida de un cristiano maduro, como lo expresa dicha leyenda: “ B e n d ig a m os al Padre, al H ijo y al Espíritu S a n to ”. Dejém osles (a los cristianos m aduros), alabar el nombre de Dios en el coro. Los niveles de significado que puedan discernirse en los programas murales pintados en el paramento interior de la portada y el coro alto, además de las decoraciones del resto del templo de San Pedro Apóstol, son inusuales, complejos y únicos para entender la mentalidad andina del siglo XVII.

Se atribuye a Pérez Bocanegra haber compuesto el himno cristiano Hanaq Pachaq Kusikuynin. Este célebre canto procesional fue incluido al final de su manual eclesiástico el Ritual Formulario. Según los conocedores, el himno es el ejemplo más antiguo de polifonía vocal publicado en las Américas. El himno es interpretado en la actualidad durante las celebraciones de Semana Santa, Corpus Christi y otras importantes celebraciones y conmemoraciones de la liturgia católica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here