El asteroide como el 2012 DA14 que rozó la Tierra causó temor, pero los recursos que albergan en su interior los convierten en una “mina de oro” valorada en miles de millones de dólares.

Esta es la estimación que hace la compañía estadounidense Deep Space Industries (DSI), que ha calculado que el asteroide que “rozó” nuestro planeta este viernes contiene 65.000 millones de dólares en agua recuperable y 130.000 millones en metales.


Unas cifras que podrían despertar una “nueva fiebre del oro” en un futuro no muy lejano, según dijo en entrevista con Efe, Stephen Covey, director de desarrollo e investigación y fundador de DSI.

Covey afirmó que “el espacio es tan inmenso que hay para todos”, pero aquellos asteroides que estén a una distancia más razonable de la Tierra serán a los que quieran los interesados.

La aventura no será fácil y el coste elevado, pero las posibilidades de estas rocas gigantes, compuestas de agua y metales como hierro, oro y platino, lleva a algunos a creer que el esfuerzo vale la pena.

Estos cuerpos celestes considerados los restos que quedaron después de la formación del Sistema Solar albergan “todo lo que nuestra civilización necesita para expandirse en el espacio y para proveer nuestras necesidades aquí y aumentar la riqueza de nuestra economía”, según Covey.

DSI cree que llegar al “campo de juego” incluso antes de que éste haya comenzado realmente puede contribuir a “establecer las reglas y asegurarnos nosotros -y a nuestros inversores- ganar”.

El asteroide 2012 DA14 pasó a 27.700 kilómetros de la superficie terrestre, un récord de cercanía en términos astronómicos.

Sin embargo, el asteroide no es un buen objetivo ya que su órbita está relativamente inclinada de la Tierra, por lo que se necesitaría mucha energía para “cazarlo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here