KATHORISMÓS

1
546

La partícula mi – tres consideraciones

A) Los castellanos no llegaron a entender el potencial de esta partícula hasta la llegada de Diego González Holguín. Domingo de Santo Tomás a menudo se refiere a ella como partícula de ornato, por esto es que para él las siguientes oraciones pasarían el mismo significado:

Eugenio chayamun. (Eugenio ha llegado) Eugeniom chayamun. (Eugenio ha llegado) Eugenio chayamunmi. (Eugenio ha llegado)

Pero no es así.

B) El padre Holguín nos dice que el uso de esta partícula es obligatorio, salvo en imperativo y optativo, básicamente. Por lo tanto:

Eugenio chayamun.

Sería un error gramatical según el padre Diego.

C) Hoy en día se ve y se oye que su uso no es obligatorio en lo pragmático, pero existe por doquier y conserva su sentido original. Por lo tanto:

Eugenio chayamun. Eugeniom chayamun. Eugenio chayamunmi.

Las tres formas serían correctas pero no apropiadas dependiendo del contexto. El padre Diego dice que la partícula mi no se debería colocar al verbo, salvo éste se encuentre solo en la oración; pero es veremos más adelante.

para qué, cómo, dónde y cuándo se usa mi

A) ¿PARA QUÉ?

Para reportar directamente. Para dar fe de lo que uno expone.

Sofo ñoqaykuwan tiyaqmi karan.

(Afirmo que) el Sofo vivía con nosotros.

B) ¿CÓMO?

Se usa mi después de consonantes y diptongos y sólo “m” después de vocales simples.

Chata yachaywasimasiymi karan.

(Afirmo que) mi compañero de escuela fue Chata.

D) ¿DÓNDE?

El padre Diego dice casi siempre en la palabra antes del verbo, pues el verbo es la última palabra; entonces en la penúltima palabra de la oración. Y se junta al verbo sólo cuando el verbo está solo en la oración.

Cosme kaypim tiyan.

(Afirmo que) Cosme vive aquí.

Reqsinim.

Afirmo que le conozco.

Pero el mismo padre tiene cuidado en colocar la partícula en el elemento que él quiere destacar en su oración.

Ñam sipaskuna tusuchkan.

Asevero que las muchachas ya están bailando.

E) ¿CUÁNDO?

Como ya está dicho el padre Diego dice siempre que la oración esté en indicativo y en uno de los optativos, a no ser que se esté utilizando la partícula si en vez de ella o la cha.

Pero de acuerdo a cómo se nos manifiesta la lengua hoy en día, diría que se usa mi cuando queremos enfatizar la certeza que tenemos de nuestro enunciado directo.

Wilichap q’oñantam rikuni.

Asevero haber visto los mocos del Wilicha.

Killa chinkakun.

La luna se ha ocultado. (lo puedes ver)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here