Túneles en Pisaq

    0
    308

    Son dos los túneles  se conservan muy bien, siguen siendo utilizados para el tránsito de personas; ambos están dispuestos en forma, que son parte de los caminos; su construcción obedece a lo abrupto de la montaña, y a la imposibilidad de que los caminos continuasen, sin horadar la roca.

    El túnel mayor se ubica en el borde alto y oriental de la montaña sagrada, formando parte del camino que discurre por este lado, uniendo K’alla Q’asa con Intiwatana. Su longitud es de dieciséis metros; en algunos sectores tiene hasta dos metros de altura; permite el paso normal de una persona, su ancho oscila entre los sesenta y los ochenta centímetros.

    Los senderos que ingresan por los sectores de las bocas del túnel, son flotantes, forman una cornisa en el flanco inmenso y vertical de la montaña; cornisas de tal solidez que no obstante los varios o muchos siglos que transcurren desde su construcción, siguen permitiendo el tránsito libre de personas.

    No hay duda, que los distintos centros urbanos queswas, muestran los mismos caracteres arquitectónicos, la misma técnica, lo que explica que se trata de una misma cultura; tal el caso de los caminos, allá donde el acantilado impide construir calzadas, los arquitectos se ingenian, y enclavan en el roquedo vertical, piedras planas y largas, formando verdaderas repisas de asombrosa solidez.

    Este tipo de repisas hallamos en la zona de Intipata, en Machu Picchu; y junto al túnel mayor, en P’isaq.

    El túnel menor se ubica en la cima de la montaña, formando parte del camino longitudinal de ese sector; está modulado en plena roca, con bastante declive, su altura es corta, la persona ha de pasar muy Inclinada. Forma parte del sendero que conduce a K’alla Q’asa, directamente por la cima. Su longitud es de tres metros.

    Aclaramos que estos túneles no son chincanas (subterráneos para perderse) sino senderos cavados en plena roca.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here