ANONIMO (JESUITA)

1594/1968     Relacion de las costumbres antiguas de los naturales del Peru,

Biblioteca de Autores Espanoles, tomo 209 (Cronicas Peruanas de Interes Indigena), pp. 151-189.

Madrid: Ediciones Atlas.

 

151005  ANONIMA

 

153001  DE LAS COSTUMBRES ANTIGUAS DE LOS NATURALES DEL PIRU

 

153003  Cerca de la Religion

 

153004  Creyeron y dijeron que el mundo, cielo y tierra, y sol y luna, fueron criados por otro mayor que ellos: a este llamaron Illa Tccce, que quiere decir Luz eterna. Los modernos anidieron otro nombre, ques Viracocha, que significa Dios inmenso de Pirua, esto es, a quien Pirua, el primer poblador destas provincias, adoro, y de quien toda la tierra e imperio tomo nombre de Pirua, que los espanoles corruptamente dicen Peru o Piru.

 

153016  Encajoles el Demonio, que este Dios inmenso y verdadero tenia comunicada su divinidad y potencia a diversas criaturas, para que cada una obrase segun el oficio o virtud que tenia. Y que estos eran dioses companeros y consejeros del gran Dios, y principalmente estaban en los cielos, como son el sol, luna y estrellas y planetas.

 

153025  Por donde estuvieron los del Piru gran suma de anos sin idolos, sin estatuas, sin imagines, porque solamente adoraban las luminarias del cielo y las estrellas.

 

153030  El sol dijeron que era hijo del gran Illa Tecce, y que la luz corporal que tenia, era la parte de la divinidad que Illa Tecce le habia comunicado, para que rigiese y gobernase los dias, los tiempos, los anos y veranos, y a los reyes y reinos y senores y otras cosas. La luna, que era hermana y mujer del sol, y que le habia dado Illa Tecce parte de su divinidad, y hechola senora de la mar y de los vientos, de las reinas y princesas, y del parto de las mujeres y reina del cielo.

 

153043  A la luna llamaban Coya, ques reina. A la aurora, que era diosa de las doncellas y de las princesas y autora de las flores del campo, y senora de la madrugada y de los crepusculos y celajes; y que ella echaba el rocio a la tierra cuando sacudia sus cabellos, y asi la llamaban Chasca.

 

153051  A Jupiter llamaron Pirua, diciendo, lo primero, que a este planeta habia mandado el gran Illa Tecce fuese guardador y senor del imperio y provincias del Piru y de su republica y de sus tierras; y por esto sacrificaban a este planeta todas las primicias de sus cosechas y todo aquello que parecia mas notable y mas senalado por naturaleza, como en la mazorca o grano de maiz, o en otras mieses y frutos de arboles. A este dios encomendaban sus trojes, sus tesoros, sus almacenes y por eso las mazorcas mas senaladas o que eran primicias, y los almacenes que tenian dentro de sus casas para guardar sus tesoros y ropa, sus vajillas y armas, llamaban Pirua. Dijeron, lo segundo, que aquel gran Pirua Pacaric Manco Inca, primer poblador de estas tierras, cuando murio, fue llevado al cielo a la casa y lugar deste dios llamado Pirua, y que alli fue aposentado y regalado por el tal Dios.

 

154012  A Marte – Aucayoc – dijeron que le habian encargado las cosas de la guerra y soldados. A Mercurio – Catuilla – las de los mercaderes y caminantes y mensajeros. A Saturno – Haucha – las pestes y mortandades y hambres, y los rayos y truenos; y decian que este estaba con una porra y con sus arcos y flechas, para herir y castigar a los hombres por sus maldades.

 

154022  A otras estrellas, como diversos signos del Zodiaco, daban diversos oficios, para que criasen, guardasen y sustentasen, unos el ganado ovejuno, otros a los leones, otros a las serpientes, otros las plantas, y asi las demas cosas.

 

154028  Depues dieron algunas naciones en decir que en * cada uno de estos dioses o estrellas habia las ideas y modelos de aquellas cosas que tenian por cuidado y oficio; y asi decian que tal estrella tenia figura de cordero, porque era su oficio guardar y conservar las ovejas; tal estrella figura de leon; tal estrella figura de serpiente. Y que convenia que aca en la tierra se hiciesen estatuas o imagines de aquellas ideas o cosas, segun el oficio que tenia cada uno. Y por esta via comenzaron los idolos de piedra, de madera, de oro, plata, etc. , que decian ellos representar a los dioses que estaban en el cielo; aunque despues dijeron que tambien aquellos eran las mismas ideas.

 

154046  Tambien dijeron que el gran Illa Tecce Viracocha tenia criados invisibles, porque al Invisible le habian de servir invisibles. Dijeron que estos criados fueron hechos de nada por la mano del gran Dios Illa Tecce, y que dellos unos permanecieron en el servicio suyo, y a estos llamaron Huaminca, soldados y criados leales y constantes – angel bueno, miles coelestis – Hay huaypanti, hermosos, resplandecientes. Otros prevaricaron y se hicieron traidores enemigos, y a estos llamaron Cupay, que propiamente significa adversario maligno. Por manera que a los Huamincas adoraron como a dioses, y aun hicieron estatuas e idolos dellos. Mas al enemigo, tomado debajo deste nombre, Cupay, o que entendiesen ellos que era Cupay, nunca lo adoraron. Y por eso invento el Demonio otros modos diversos en que pudiese ser adorado desta gentilidad. Los idolos fueron iiamados Villcas y no Huacas.

 

154069  Sacrificios.

 

154070  Los sacrificios fueron comunmente del ganado que ellos tenian domestico, llamado Huacayhua, llama, urcu, huanaco, paco, que los espanoles dicen carneros o ovejas de la tierra. Tambien sacrificaban perros, o negros o blancos. Leones y serpientes podian matar en servicio del dios de la guerra, para sacrificalles el corazon o cabeza. Anta es un animal semejante a una vaca montesina sin cuernos, y a esta tambien sacrificaban al dios de los animales.

 

155004  Mieses, raices, hierbas medicinales, en especial las dos que llaman coca y sayre sacrificaban – sayre es la que por otro nombre dicen tabaco – ; plumas de aves, conchas de la mar, o granos hechos destas conchas, llamadas mollo; ropa de lana, oro, plata, metal, madera olorosa, aunque esta madera olorosa no se hacia por via de sacrificio, sino para que sirviese de lena para quemar todo lo dicho; sino que era supersticion en que la lena fuese olorosa, como lo era tambien en escoger las cabezas de ganado que fuesen de tal edad y de tal color, y no de otra manera.

 

155019  Tambien sacrificaba unos animalejos que llaman cuy, y diversos pajaros y otras aves para diversas necesidades. En el modo de matar las reses o aves, guardaban la misma orden que cuentan los poetas Homero y Virgilio y otros haber guardado los gentiles griegos y romanos, y no el que Polo fingio de su coniectura, de que los piruanos guardaban en esto la ceremonia de los moros, los cuales nunca pasaron a estas tierras ni pudieron ensenar a los piruanos su alquible ni rito ninguno de su Alcoran. El mismo engano fue decir que los naturales del Piru se hartaban v zahoraban, a usanza de los moros, al salir de la estrella, pues lo contrario es lo que pasaba. Y por la estrella no se entiende la de la noche, sino la de la manana, que es el lucero llamado Chasca, y ayunaban desde el dia antes hasta que aquella estrella no parecia con la presencia del sol; y entonces comian su comida ordinaria, no carne de perros, como Polo quiere significar, sino de venados y pajaros y corderos. Y nunca hubo entre ellos ceremonia ni rito de zahorarse, sino es que todas las cosas de los gentiles romanos las queremos aplicar a los moros y nombrarlas con sus nombres dellos, como lo hace el mismo Polo.

 

155050  Que no hubo sacrificios de hombres ni de ninos entre los piruanos

 

155052  Pero el mayor borron o (si se ha de decir) falso testimonio que Polo dijo de los piruanos, fue, que ellos usaron sacrificar hombres adultos y ninos para diversas necesidades; y como Polo hizo la averiguacion en el Cuzco, siendo juez el ano de 1554, cuando ni aun la lengua apenas se sabia, y no habia interpretes, ni habia lugar para saber de raiz las antiguallas, no pudo dejar de escribir muchas cosas al reves de lo que ello pasaba y de como los indios lo entendian; porque lo cierto y averiguado es, que lo mas que escribio, fue por via de coniecturas, a manera de comentarios, porque sobre una palabra que el indio decia, anadia el ciento, como interpretando y declarando aquella palabra; y desto hay ya evidencia tan clara en muchas instancias, que apenas se puede leer en sus papeles cosa que no vaya llena destas sus coniecturas. Mas como era juez y docto, y escribio el primero sobre ello, hase dejado llevar tanto de otros doctos, que sin examinar cosa de las que escribio, las trasladan en sus libros. Y por el mismo engano se dejo llevar el que hizo el compendio de Polo, diciendo, que en la coronacion de los reyes se sacrificaban doscientos ninos, como lo refiere en el librillo de los ritos de los indios: (De ritibus indorum, in 2. p. c. 9. n. 3. ) .

 

156025  La razon del engano se prueba, lo primero, porque habia ley antiquisima del reino y de los reyes que prohibia sacrificar hombres o sangre humana, por ser cosa cruelisima y de caribes; y esta ley se guardo tan puntualmente, que no se sabe que en algun tiempo haya osado, no digo senores, sino el mismo inga a quebrantarla; porque es tradicion que lo mando aquel gran Pirua, primer poblador de la tierra.

 

156036  Lo segundo, porque cada y cuando que conquistaban los ingas algunas provincias de los Andes de gente que comiese carne humana, lo primero que les mandaban, so pena de la vida, era que no la comiesen ni menos sacrificasen hombres o ninos; y si la tal gente tenia ley dello, luego se la revocaba, mandando que no usasen della. Pues claro esta que si el inga permitiera en el Peru sacrificar hombres, que tambien pasara por ello en los Andes. Por donde vemos todos que los caribes que fueron conquistados por Topa Inca Yupanqui en los Quixos, Motirones, Moiopampas, Ruparupa, Villcabamba y otros, son quitados dese vicio; y cuando vinieron los espanoles, hallaron a estos puestos en esta humanidad, como quiera que antes de ser conquistados hobiesen comido carne humana.

 

156057  Lo tercero, porque los ingas se preciaron siempre de ser clementes, y el dia de su coronacion mandaban soltar todos los presos, etiam los que merecian muerte por sus delitos; |C como se sigue que permitiesen que tantos ninos muriesen, pues daban y concedian la vida a tantos salteadores; pues aquello fuera grande crueldad y contra sus mismas leyes, y matar salteadores era justicia?

 

156067  Lo cuarto, porque sus leyes establecian mayor pena para el que matase o sacrificase un nino que un hombre adulto; luego falso es decir que los piruanos quebrantaban sus leyes tan facilmente, guardando como guardaban puntualmente otras de menos importancia y de menos pena, como el mismo Polo lo confiesa y encarece mucho.

 

156076  Lo quinto, porque aun en tiempo de triunfos, cuando entraban los triunfadores en el Cuzco y llevaban consigo los prisioneros capitanes y soldados, no morian ninguno dellos ni por via de justicia ni por via de sacrificio, con haber en contrario ley que mandaba que muriesen como traidores y enemigos, como tambien la tenian los romanos para sus triunfos y la ejecutaban en medio de sus fiestas; sino que, en lugar de los hombres prisioneros que habian de morir, se daban tantas cabezas de ganado para que se sacrificasen, y a estas llamaban runa, esto es, carnero que muere por el hombre. Y la verdad desta historia e interpretacion no la entendio Polo. Luego a fortiori queda, que en tiempo de la coronacion de los ingas reyes, que era mayor fiesta y de mayor clemencia, habia de cesar todo derramamiento de sangre humana, como en efecto cesaba. A lo que dice que en la coronacion del ilga Huayna Capac murieron doscientos ninos, y a su entierro mill adultos, concedo que fueron sacrificados doscientos huahuas y mill yuyac, o, como otros dicen, runa; mas estos huahuas no se entienden ninos hijos de hombres, sino corderitos, que tambien se llaman ninos en aquella lengua; y al mismo modo, yuyac, se entienden animales ya crecidos adultos, que en lugar de hombres se sacrificaban.

 

157021  Templos y lugares sagrados

 

157022  Dos maneras tenian de templos, unos naturales y otros artificiales. Los naturales eran cielos, elementos, mar, tierra, montes, quebradas, rios caudalosos, fuentes o manantiales, lagos o lagunas hondas, cuevas, penas vivas tajadas, cumbreras de montes; todas las cuales cosas fueron por ellos reverenciadas, no por entender que alli habia alguna divinidad o virtud del cielo, o que fuese cosa viva, sino porque creian que el gran Dios Illa Tecce habia criado y puesto alli aquella tal cosa y senaladola con cosa particular y singular, fuera de lo que comunmente tienen los otros lugares de aquel genero, para que sirviese de lugar sagrado y como sanctuario donde el y los otros dioses fuesen adorados; lo cual se ve por las oraciones que hacian cuando se arrodillaban o postraban o estaban parados en el tal lugar, pues no hablaban con el monte, puente o rio, o cueva. sino con el gran Illa Tecce Viracocha que decian estar en el cielo y en aquel lugar invisiblemente. Y este modo fue muy ordinario en los piruanos. Y estos lugares naturales se llamaron en su lengua dellos diferentemente, como las cumbreras apachitas, las cuevas huaca, los montes orcos, las fuentes pucyu, los cielos huahua pacha. Y no reverenciaron todos los montes y cerros, todas las fuentes y rios, sino solo aquellos en que habia alguna singularidad digna de particular consideracion, teniendolos por lugares sagrados. Y los modernos anadieron que los dioses menores, cuando enviados del gran Dios venian a la tierra, reposaban en los tales lugares, y los dejaban como consagrados. Y sin duda se aparecio el Demonio a algunos de los gentiles en semejantes lugares en figura de algun dios que ellos imaginaban, como de Pirua, Jupiter, de Haucha, Saturno, etc. , para que le reverenciasen en los tales lugares cuando por alli pasasen, que el los favoreceria y oiria, aunque no estuviese presente. Deste genero de tem plos naturales usaron los piruanos mucho tiempo sin hacer edificio ninguno, y cuando mucho, hacian en los tales lugares un altar de piedra, que llamabar osno, para sus sacrificios.

157075  Andando el tiempo, comenzaron a edificar templos bajos en lugares altos, y poco a poco se vinieron a los pueblos y ciudades, donde los edificaron con la sumptuosidad que muestran las reliquias y ruinas que quedan y todos hemos visto Sus templos eran siempre de una nave, capaces, y su modo de capilla mayor, y en la pared hacian los altares de piedra para poner el idolo de oro o de plata, y conforme era el idolo, tal ornato tenia el templo y altar. El templo del gran Illa Tecce Viracocha que esta en el Cuzco y agora es la iglesia catedral, dedicada a Nuestra Senora, no tenia mas de un altar en el mismo lugar donde ago. ra esta el altar mayor; y en aquel altar habia un idolo de piedra, marmol de la estatua de un hombre, y los cabellos, rostro y ropaje y calzado al mismo modo como pintan a Sant Bartolome apostol. Este idolo fue despues hecho pedazos en los Canchis (a donde los gentiles lo habian escondido) por un espanol visitador y corregidor de aquel distrito. El altar era de la misma piedra labrado, y el templo entapizado de paramentos de lana muy fina. Dentro del altar se ofreeian cosas olorosas y mieses, y en el atrio, que es como gradas, aunque mas ancho, quemaban los sacrificios.

158014  El templo del Sol, que agora es la iglesia de Sancto Domingo, habia otro altar, y en el hueco de la pared un idolo de oro pintado como sol con sus rayos, por lo cual el altar y las paredes estaban cubiertas de chapas de oro, y aun el betun del edificio es de oro derritido.

158021  Aqui habia fuego que llamaban eterno, al modo de los romanos, porque habia de estar encendido de noche y de dia perpetuamente: deste fuego tenian cuidado las virgenes, que eran como vestales.

158027  El templo del planeta llamado Pirua estaba todo adornado de flores, de mieses, de luces y manera de lamparas, porque el idolo hecho en su memoria, tenia siempre en la mano ramilletes nuevos o manojos de mieses. El templo del signo Scorpion era bajo, con un idolo de metal hecho en figura de serpiente o dragon, con un escorpion a la boca, y apenas entraba en el nadie si no son los hechiceros. Tenia atrios grandes para los sacrificios. Este templo con sus atrios se llamaba Amaro cancha, donde tiene la Compania de Jesus su colegio; y en el mismo lugar donde estaba antiguamente el idolo de la serpiente, esta agora el altar mayor con el tabernaculo del Santisimo Sacramento.

158045  Habia en el Cuzco un templo, que era como el Pantheon de Roma, donde colocaban todos los idolos de todas las naciones y pueblos subiectos al inga, cada idolo en su altar con su insignia, pero con una cadena al pie, para denotar la subiecion y vasallaje de su gente.

158052  Otros muchos templos habia en el Cuzco, y cada provincia o pueblo de todo el reino tenia sus templos adornados y sus ministros; y llamabanse los templos huaca.

158057  Otro genero de templo habia, que eran los sepulcros de los difunctos, hechos en los campos; de suerte, que asi como el dia de hoy senala un cristiano para si y para los suyos algun sepulcro, y ansi lo adorna cada uno conforme a su caudal, asi tambien hacian los piruanos antiguamente, senalando y edificando sepulcros en los campos o en los arenales. El sepulcro de los reyes y grandes senores era como una casa de habitacion, con su sala, camara y recamara, con todos los demas lugares necesarios para la despensa, cocina, patios, corredores, portadas, etc. Muerto el rey o senor, le quitaban los intestinos y embalsamaban todo el cuerpo con balsamo traido de Tolu y con otras confecciones, de manera que duraba un cuerpo asi embalsamado mas de cuatrocientos y quinientos anos. El entierro era solemne, con canticos a su modo. y usaron su manera de litera donde traian sentado al difuncto, vestido muy bien, y despues de haber hecho sus exequias y llantos en los atrios, metian el difuncto en la recamara o aposento que estaba para ello aparejado, y sentabanlo alli y tapiaban la puerta y ventanas. y en la ante recamara le ponian todos sus tesoros y vajilla y ropa y ofrecian mucha comida, como pan y vino hecho de grano de maiz. Luego se echaba un bando, o pregon, que cualquiera de sus criados o criadas, o amigos y aliados |bque|c quisiesen ir a servir a aquel senor en la otra vida, que podian de su voluntad hacerlo; porque lo uno, el gran Illa Tecce Viracocha, criador del sol y de la luna y estrellas y cielo y tierra, y senor de todos los demas dioses, se lo premiaria muy bien; lo segundo, que el dios particular de aquella familia y nacion de adonde procedio el difuncto, le seria favorable en la otra vida y le daria todas las cosas en abundancia; lo tercero, que a los hijos y herederos de los que asi quisiesen ir a la otra vida a servir al difuncto, se les daria aca abundantisimamente las tierras y cosas necesarias. asi de lo que perteneciese a sus padres, como otras de merced. Y que el que no quisiese ir a la otra vida, se ofreciese aca en la vida a socorrer al difuncto con las ofrendas necesarias. A este bando y pregon obedecian todos los que querian, en una de tres maneras: unos a matarse voluntariamente con mano propia o con la ajena que el escogiese y con el genero de muerte que el quisiese; y asi habia cordeles, cuchillos, bestias fieras, despenaderos, bebidas de ponzona que luego acaban la vida, y otros generos de muerte, y con gran solemnidad y acompanamiento iba el que habia de morir; y lo mas ordinario era tomar veneno, o matarse con pedernales desangrandose; cordeles para ahorcarse casi nunca se usaban, ni los despe|naderos; bestias fieras no se que se usase sino dos o tres veces fuera del Cuzco. Luego como morian, los metian embalsamados en la antecamara, si era varon, y en el aposento del tesoro, si era mujer, y a los herederos les hacia luego merced el suecsor del rey o senor, haciendolos libres d-.e todo pecho y tributo.

159026  La segunda manera era, que como esta muerte era tan voluntaria, que aun despues de haberse ofrecido ante los magistrados podia conmutarla en otro servicio como algun sacrificio de ganado, hacia junto al sepulcro, y presentes algunos magistrados, la conmutacion de su muerte, dando la razon y causas bastantes della, las cuales se recibian publicamente, y el ofrecia entonces por si tantas cabezas de ganado, ropa y otras cosas, y tantas ovejas por su mujer, y tantos corderos por sus hijos; y porque este ganado habia de morir por los hombres, llamabanlos no solamente runa, hombres, huarmi, mujeres, huahua, ninos, pero los nombres propios dellos se los ponian a los carneros, llamando al carnero Quispi, y a la oveja Chimpu, y al cordero Pasna. Hacian el sacrificio muy solenne, y esto acabado, hacian un gran convite, porque habian satisfecho con el muerto y ellos escapado con la vida. Esta manera de conmutacion fue tan usada entre los piruanos, que acontecia las mas veces no morir ninguno en muertes de principes y senores, uino ganado en su lugar. Y con la muerte de Huayna Capac, emperador (qu-.e murio en Quito) , no murieron diez cabales, sino ganado que llego el numero a mill, porque fueron muchos los que se ofrecieron e hicieron esta conmutacion, y el ganado quedo senalado en las historias con titulo y nombre de hombres, como ya apuntamos esto de Huayna Capac arriba. Y vese esto ser asi verdad, lo primero, porque en todos los sepulcros y huacas que deshicieron los espanoles en diversas partes del reino, para sacar el tesoro, no hallaron en los aposentos donde los senores estaban encerrados indio ningun enterrado, sino sola la ropa y los tesoros; y si hallaron algunos huesos y calaveras de muertos, no fueron de indios que se mataron en aquella supersticion, sino por muerte de enfermedad o peste, pues estaban fuera de las huacas y no tenian senal ninguna de las que a los tales se mandaban poner. Lo segundo, porque aquella conmutacion de muerte a sacrificios de animales y de ofrendas, era entre ellos tenida por muy bastante, y asi pasaban los reyes con ella mejor que si hubiera muertos, que causaban horror y mas llanto y lastima.

159081  La tercera manera de ofrecerse al bando era, obligarse a acudir siempre en ciertos tiempos a ofrecer comida y bebida al difunto, derramandola en el sepulcro, y a servir de ministro; y por esto habia mucha gente que acudia a los sepulcros, no solo de reyes y senorcs, pero de particulares.

159089  Estos sepulcros o huacas estuvieron mucho tiempo patentes, excepto los aposentos donde estaban los difuntos y los tesoros, que tenian tapiado las puertas y ventanas, empero los atrios, portales, salas y otras piezas estaban abiertas, para que entrasen a rogar a los dioses por aquellos difunctos y a guardarlos por sus tandas y tareas; porque fue grande la vigilancia que tuvieron acerca de honrar y guardar y conservar a sus difuntos. Y la principal razon desto es, que como principalmente los ingas y sus amautas (que asi se llamaban sus sabios) tuvieron por opinion que habian de volver las animas a sus cuerpos en cierto tiempo y resucitar, anidieron que esto no ternia efecto ninguno, sino es que los cuerpos estuviesen guardados incorruptos sin que les faltase nada, a lo menos hueso, ya que la carne se consumiese; por lo cual pusieron excesivo cuidado en enterrar a sus defunctos embalsamados, o embetunados con cierta confeccion que, a falta de balsamo,conserva mucho la carne para que se conserve. Y Polo toca esto de la resurreccion, cuando dice, que los piruanos creen que sus reyes y senores ya difuntos han de volver a esta vida, puesto que en otra parte niega lo de la resurreccion, etc.

160015  Despues que sucedieron ciertas guerras crueles y algunas inundaciones de agua, dieron en cerrar los sepulcros, no solo puertas y ventanas, pero echando tierra encima, y haciendo tumulos y terraplenes como cerros sobre ellos. Quedaron empero algunos para mas memoria, pero como se supo en todo el reino que habian entrado los espanoles en la tierra con mano armada, robando, matando, deshaciendo templos y oratorios, saqueando pueblos, y que todo su corazon era plata y oro, acordaron de tapar y esconder todos los sepulcros, y los tesoros que no pudieron esconder, los echaron en la mar o lagunas.

160031  Por las palabras de las oraciones que hacian los piruanos gentiles, se ve que no adoraban a los difuntos aunque fuesen cuerpos de reyes, ni a cosa que hubiese en aquellos sepulcros, llamados huacas, ni creyeron que alli o en los defunctos habia alguna divinidad o virtud del cielo, pues rogaban y pedian primeramente al gran Illa Tecce, que mirase muy bien por el tal defuncto y no permitiese que su cuerpo se corrompiese y se perdiese aca en la tierra, ni que su anima anduviese alla vaga y peregrina, sino que la recogiese y pusiese en algun lugar de contento, y recibiese aquella ofrenda o sacrificio que ofrecia por el tal defuncto, y mandase que se lo diesen para que gozase de lo sacrificado. Y despues pedian a los dioses que intercediesen por el que oraba y por el defuncto, para que el gran Illa Tecce Viracocha concediese todo lo que se le pedia.

160053  En lo que dice Polo que hubo ingas que quisieron ser adorados como dioses, y que lo mandaron asi guardar, es cosa clara que fue coniectura suya, porque de los indios antiguos y de los modernos ni de sus historias y memorias, no se puede sacar tal cosa, sino lo contrario, como paresce por una disputa muy larga que tuvo Amaro Toco, amauta, en el Cuzco, en tiempo de los ingas, en que prueba que ningun hombre nacido de hombre y de mujer puede ser dios, porque si este hombre lo puede ser, tambien todos los demas hombres, y asi habria confusion de dioses sin ser necesarios para nadie. Y esta disputa agrado mucho al inga que entonces vivia, y por causa della hizo ley de que ninguno adorase a hombre terreno mortal ni en vida ni en muerte, so pena de la vida, y so la misma pena ninguno osase tratar desto; y que si algun rey, enganado de la soberbia, dijese de si que era dios o se mandase adorar a si o a su estatua, que por el mismo caso fuese indigno del reino y le pudiesen privar.

160079  Esta ley precedio mucho tiempo atras a Huayna Capac, de quien dice Polo en particular que queria hacerse dios; y la verdad es que este era el mas puntual en hacer guardar las leyes de sus antecesores, y no solo no trato acerca deste punto de hacerse adorar, mas aun confirmo y establecio de nuevo aquella ley, la cual se repitio despues en tiempo de su hijo el rey Atahuallpa, en una junta que hizo en Cassamarca, a manera de Cortes.

160091  Bien es verdad que algunos ingas hicieron estatuas, llamandolas huaoque, hermanos, y las senalaron sacrificios, ministros y renta; mas no eran las estatuas suyas de su nombre y representantes de su persona, sino del dios que tenia particular la familia, o nacion, o casa de donde procedia, o de algun dios particular que el imaginaba le habia sido favorable y pio (que eso quiere decir huaoque) en tal o tal cosa; y vese esto ser asi, porque cuando despues de la muerte del tal inga traian su estatua en procesion por alguna necesidad de la familia, no hablaban con el inga difuncto, sino primeramente con el Illa Tecce, y luego con aquel dios particular, poniendole por intercesor; y rogaban al uno y al otro por el inga difuncto.

161012  Ministros mayores.

161013  Tres diferencias habia en la gran Pirua de ministros de los idolos y templos y sacrificios.

161016  La primera, de los que atendian a la inteligencia de las cosas de su falsa religion, que eran maestros de las ceremonias y ritos que habian de usar. Estos ensenaban al pueblo el numero de sus dioses y de sus idolos o estatuas, y declaraban las leyes y estatutos que acerca de su religion habian hecho, o los reyes, o la republica, o el ministro mayor, que era como pontifice maximo; promulgaban las que de nuevo se hacian, y a ellos pertenecia la interpretacion dellas y la declaracion de todas las dudas que ocurrian, asi de los demas ministros como del pueblo.

161031  De entre estos se eligian ciertos jueces para que conociesen y castigasen todos los delitos y males, excesos y descuidos que contra su falsa religion se cometiesen, los cuales tenian uno como presidente que los gobernaba. De entre estos se eligia el gran Vilahoma, que era como pontifice maximo entre ellos, que en los tiempos antiguos tenia jurisdiccion sobre los reyes; aunque despues de Topa Inca Yupanqui dieron una baja muy grande el y los demas ministros, no solo en la autoridad y poder, sino tambien en el linaje y rentas, por las causas que abajo diremos.

161046  El gran Vilahoma era como supremo arbitro y juez en los casos de su religion y de los templos, a quien reconocian y reverenciaban los reyes y senores y todos los del pueblo y los ministros. Su vida era como religiosa, de mucha abslinencia; jamas comia carne, sino hierbas y raices, acompanadas de su manera do pan de maiz; su casa era en el campo, y muy pocas veces en poblado; su hablar poco; vestido comun, llano, de lana, pero muy honesto, hasta los tobillos, a manera de loba, y encima una manta muy larga o parda o negra, o morada; no bebia de su vino, sino siempre agua. El vivir en el campo era por contemplar y meditar mas libremente en las estrellas, que tenia por sus dioses, y en las cosas de su religion. Las fiestas mas principales acudia a los templos del gran Illa Tecce, o del Sol o de Pirua; y para poner el encienso o hacer sacrificio o ofrenda, se vestia desta manera: una gran tiara en la cabeza, que era a manera de capirote o papahigo, desta suerte, que llamaban Vila Chucu; sobre este ponia la mas de la armazon, como era una patena de oro hecha a manera de sol, y encima una gran diadema, y abajo de la barba una media luna de oro, y por extremo plumas largas de papagayos grandes, que llaman guacamayas, a este modo, todo cubierto de chapas de oro y de pedreria; y llamabase toda la tiara Huampar chucu. Luego se seguia una como loba o tunica sin mangas, hasta el suelo, suelta, sin cinto, y encima un huapil, que es como una sobrepelliz sin mangas, hasta la rodilla, de lana blanca, con sus fluecos o rapacejos de lana colorada, y todo el huapil sembrado de chapas de oro y de alguna pedreria; en lugar de mangas eran braceletes y axorcas de oro y piedras preciosas, y su calzado de lana fina. Acabado el sacrificio o encienso, se quitaba las vestimentas y quedaba con su habito comun. No podia ser casado ni tenia mujer ninguna sospechosa consigo; guardaba continencia toda la vida, por cuanto la eleccion del oficio era para toda la vida. Tenia rentas copiosas en todas las provincias del reino, y repartialas por los pobres, en especial ciegos, cojos, viudas, huerfanos, y el no tomaba mas de lo preciso para su sustento y para el decoro de su oficio. Este elegia los vicarios que habia en cada provincia, ampliandolos o limitandoles la jurisdiccion. Este confirmaba la eleccion de los jueces y presidente que arriba dijimos, para negocios de su religion. Habia de ser amauta, sabio y de ilustre linaje, que fuese libre de pecho por todas partes; y entendiendo cualquiera falta cerca desto, era la eleccion nula; empero, si fuese gran amauta y varon de mucho ser, disimulabase en lo del linaje, con tal que tuviese alguna parte de ilustre por parte de su padre. Proveia en ciertos tiempos visitadores a todos los ministros de los idolos y templos y sanctuarios, sin exceptuar a ninguno. Otros visitadores distintos enviaba para que visitasen los monasterios de personas que vivian como religiosos, asi varones como mujeres, de que habia gran numero en el Cuzco y en todo el reino. Otros visitadores criaba distinctos de los otros para el pueblo, para que examinasen y castigasen los excesos o defectos y culpas que se habian hecho contra su falsa religion y contra sus dioses. Otra diligencia hacia mas terrible, para que las visitas tuviesen mas efecto, y es, que enviaba secretamente alguna persona personas de quien el se fiaba, para que viesen como hacian los visitadores sus oficios, si recibian cohechos, si robaban el pueblo o hacian otros males; y en hallando algo desto, era acerbisimo el castigo que les daba, privandoles de oficio perpetuamente y condenandolos a las minas o a que sirviesen de barrer y traer lena en los templos.

163001  Una cosa ha admirado grandemente, porque de ninguna gentilidad antigua ni moderna se escribe tal cosa, y es, que este Vilahoma eligia y senalaba confesores, para que asi en el Cuzco como en todas las demas provincias y pueblos, confesasen secretamente a todas las personas, hombres y mujeres, oyendo sus pecados y dandoles penitencias por ellos. Mandabales que hiciesen secreto en todo lo que hobiesen oido, so pena de la vida. Ampliaba o limitaba la potestad de los confesores y reservaba a si o a sus vicarios algunos casos. Los confesores de las virgenes que estaban encerradas en el templo, habian de ser o enuchos (sic) o hombres que hobiesen prometido castidad perpetua, y ordinariamente eran viejos ancianos. No se podia recibir ni adorar dios nuevo sin el decreto de este. El senalaba los historiadores del reino para que asentasen en sus memoriales todos los hechos del Vilahoma y de los sacerdotes, y de los reyes y senores, y ponia quien examinase las historias asi hechas, para que fuesen ciertas y verdaderas. Templos nuevos no se podian bacer sin su licencia y sin la renta que conviniese para el ornato. Cuando moria, se juntaba todo el pueblo y lo lamentaban un dia entero, y embalsamandolo, lo enterraban con mucha pompa en alguna sierra alta; y luego despues de enterrado, los sacerdotes y ministros mayores de todas las diferencias, y los que asistian por el rey, y los procuradores del pueblo donde moria y del reino y los amautas, no todos, sino los senalados por el que tenia cargo, se juntaban en el templo y alli elegian el Vilahoma que habia de ser. No faltaban pretensiones y competencias, y otras veces se hacia la eleccion sin ruido, con mucha paz. Luego como salia la voz del electo, tocaban todas sus trompetas y bocinas y otros instrumentos que servian a los sacrificios, y en aquel mismo dia lo coronaban en un templo, poniendole el huam parchucu, o mitra, y sus vestimentas, y haciendo diversos sacrificios; y luego le daban la obediencia los reyes y reinas y los principes y caciques y senores, y todos los demas ministros le venian a besar la mano derecha, y llevabanlo a su casa; y el prometia de nuevo segunda vez perpetua castidad y continencia, y en lo demas pasaba como ya queda dicho.

163059  De aquella primera diferencia de ministros salian los que habian de ser como prelados en los pueblos y provincias, y los vicarios y visitadores, porque los prelados eran como obispos, y eran pocos, porque apenas habia en todo el reino diez. En el Collao, uno; en los Collasuyos, otro; en los Contisuyos, otro; en Chincha, otro; en Huaylas, otro; en Cassamarca la mayor, otro; en Ayahuaca, otro; en Quito, otro; y para los Muchicas, otro, cuyo asiento era en la huaca grande que esta en Trujillo, que los naturales llaman Chimo. De manera que por todos eran nueve, y entrellos estaban repartidas todas las provincias, teniendo cada uno ya conocido su territorio. Dicen algunos que en los Canas y Canchis, junto al Cuzco, habia otro Villca (que asi se llamaban estos como prelados), y si ello es asi, fueron diez; y todos reconocian al gran Vilahoma. Y aunque hobiesen sido electos y puestos por el Vilahoma antecesor, todavia pedian confirmacion y nueva potestad del nuevamente electo. Estos ponian los demas ministros menores para el sacrificio. Estos, al tiempo de su eleccion y confirmacion de su oficio, prometian, en las manos del gran Vilahoma, continencia y castidad perpetua hasta la muerte (porque el oficio duraba toda la vida). Esta promesa ya la tenian hecha de antes, cuando les hicieron ministros y sacerdotes de los idolos, mas entonces la ratificaban de nuevo con mas solemnidad, y juntamente prometian obediencia al Vilahoma presente o venidero.

163097  De aqui se saca que todos los ministros y sacerdotes de esta primera diferencia, asi mayores como menores, no eran casados ni se podian casar segun sus leyes, y si eran cogidos en adulterio o estupro, pasaban por el rigor de la ley sin remedio, que era muerte corporal violenta y muy aspera; y si eran cogidos haber caido con mujeres no casadas ni doncellas, privabanlos de oficio por tanto tiempo por la primera vez, y por la tercera vez, para toda la vida. Vivian en clausura, como luego diremos, cuando trataremos de religiosos. Los sacerdotes que eran despues de los Villcas, se decian yanavillcas.

164006  Adivinos

164007  La segunda diferencia de ministros eran los que servian de adivinar los casos venideros, o los presentes pero muy remotos del lugar donde estaban, que comunmente se llamaban huatuc, esto es, adivinos; en estos entraban los agoreros y los que recibian el oraculo en el templo. Estos eran celibes que no se podian casar en ningun tiempo, a lo menos mientras les durase el oficio. Andaban vestidos de pardo; no podian comer carne sino ciertos dias del ano en fiestas solemnes; comian hierbas v raices y grano de maiz; estaban casi siempre en los atrios de los templos. Las divinaciones que hacian era, o por el vuelo de las aves, o por las intestinas de los sacrificios, o por suertes que echaban, o por la contemplacion de las estrellas y de sus constellaciones, o por las respuestas que daban los oraculos; porque ellos tenian pacto con el Demonio, el cual les respondia, no por medio de todos los idolos, sino por algunos pocos mas senalados, porque asi le reverenciasen mas. Tal fue el oraculo de Mullipampa en Quito, y de Pacasmayo en los valles de Trujillo, y de Rimac en Lima, y el de Pachacama, y el de Titicaca, u, como otros llaman, Inti caca, en la provincia |bdel Collao|c . Al tiempo de oir el oraculo, se tomaba el tal ministro de un furor diabolico que ellos decian utirayay, y despues declaraba al pueblo lo que el oraculo le habia dicho. Estos tales ministros se llamaban propiamente huatuc; mas los que hacian ag|ueros por el vuelo de las aves, o por las intestinas de animales, que o ellos o otros mataban, llamabanse hamurpa; no era su oficio matar ni abrir los animales, sino de otros ministros, porque ellos no hacian mas de mirar las intestinas y sangre, y la postura de ellas, y por ahi adivinar y decir sus ag|rueros malos o buenos. De entre estos ministros se elegian los que habian de ser ichuris, esto es, confesores, para oir los pecados de cada uno del pueblo, y para esto habian de ser tan instructos en las cosas de sus dioses y de su religion, como los de la primera diferencia, porque de otra manera no podian usar ese oficio. Y para ello habia examinadores, es a saber, cuatro amautas sabios con un hatun villca, que era como prelado o obispo. Examinabanlos primero en el numero de sus dioses, y los ritos y ceremonias, y las leyes que habian establecido, asi los vilahomas, como los reyes ingas, y la declaracion dellas, y las diferencias de pecados y las penitencias que se habian de dar por cada uno; de manera, que cuando los hallaban diestros en todas estas cosas, los senalaban por confesores, reservando algunos pecados al gran Vilahoma.

164073  La manera de confesarse era junto a un rio, y el confesor cogia con la mano un gran manojo de heno o esparto y lo tenia en la mano derecha, y en la izquierda una piedra pequena dura atada a un cordel o encajada en el hueco hechizo de algun palo manual, y sentado, llamaba al penitente, el cual venia temblando y se postraba ante el de pechos, y el confesor le mandaba levantarse y sentarse; exhortabale a que dijese verdad y no escondiese nada, porque el como adivino ya sabia poco mas o menos lo que podia haber hecho. Con esto no osaba el penitente esconder cosa. La confesion habia de ser auricular secreta, y el ichuri o confesor guardaba el secreto natural grandemente, porque si se le probase que habia descubierto pecados de alguno que hubiese sido su penitente y los habia oido en confesion, moria por ello sin remedio. Los pecados que confesaban eran estos: haber adorado otro dios fuera de los que tenian recibidos por toda la republica; decir mal de algun dios; execrar o echar maldiciones a si mismo o a otra persona (porque juramentos asertorios, como juro a Dios, vive Dios, voto a Dios o otros semejantes, nunca los usaron ni supieron que cosa era) ; echar alguna maldicion contra si con mentira ante el juez, como <<la tierra me trague>> , <<el rayo me parta>> , etc. (porque esta era la manera de jurar que tenian en sus pleitos ante sus jueces) ; no celebrar sus fiestas; no acudir a los sacrificios cuando eran obligados; defraudar del sacrificio las ofrendas o animales que tenian obligacion de traer; deshonrar de palabra a su padre y madre, a sus abuelos y tios; no obedecerlos; no socorrerlos en sus necesidades; no obedecer a los mandamientos del Vilahoma, o del Hatun villca, o deshonrarlos a ellos y a los otros ministros menores y mayores; no obedecer al rey; tratar de algun motin contra el, o decir mal y murmurar del (lo del motin era caso reservado al Vilahoma, y tambien el adorar otro dios fuera de los que tenian, o decir mal de algun dios eran casos reservados) ; matar un nino o hombre adulto fuera de la guerra justa; matar el juez a alguno por vengarse; ser causa de aborto, en especial si la mujer habia tres meses que hobiese concebido; cometer estupro con cualquiera virgen (y este era caso reservado al Hatun villca) , o sacrilegio y estupro junto con alguna virgen vestal (y este era tambien reservado al Vilahoma) ; cometer adulterio con mujer casada, o el casado con cualquiera mujer; forzar alguna mujer, aunque fuese ramera; cometer fornicacion con mujeres solteras, viudas y mundanas; cometer el nefando con hombre o bestias; hurtar valor de una hanega de maiz o de papas que son turmas de tierra; saltear en los caminos; saquear en la guerra sin licencia de su capitan; murmurar pesadamente; mentir con perjuicio; haber tenido otio |bocio|c algun tiempo del ano; y el no haber acudido a sus oficios o tandas.

165042  Estos son los pecados que confesaban, y aunque algunos rudos no trataban de sus deseos malos, o por no conocerlos o porque no se los intimaban, con todo, los bien instruidos si declaraban, como son odio y aborrecimiento, intencion de hacer algun motin, o mostrar algun deseo de pecar con alguna virgen o casada o mujer comun, y mas si los deseos eran de pecar con la reina o princesa o alguna dama de la reina, que se llamaban nustas, o con alguna virgen vestal; tambien declaraban los deseos e intenciones de hurtar. Y asi, lo que dicen algunos que no declaraban los pecados interiores, entiendase de los rudos o de los mochachos que no sabian, pero los indios instruidos si declaraban.

165060  Acabado de decir el penitente, si via el confesor que habia descubierto todo su pecho, no curaba de sacarle mas, sino que le exhortaba a la enmienda y a la adoracion de sus dioses, y a la obediencia del gran Vilahoma o del inga; y fuese pobre o rico, una misma penitencia le daba conforme a los pecados que habia oido. Y en lo que dice Polo que a los pobres les daban muy asperas penitencias, porque eran pobres, hase de entender que no lo hacian de codicia, pues el mismo confiesa en muchos lugares, que estaban muy ajenos della; ni tampoco por acepcion de personas, pues con igual cuidado acudian |ba|c los unos |by|c a los otros. La razon era, porque el rico y poderoso podia en poblado satisfacer, con restituir lo mal llevado, con dar a los templos, a los ciegos, cojos, mudos, tollidos, huerfanos lo que se les mandaba por penitencia, y que enviarlos al desierto seria grande nota, porque harian larga ausencia y aun falta en el pueblo, y luego echarian de ver que habia hecho gravisimos pecados, pues tal penitencia le daban; con todo, si algun rico o poderoso queria irse al monte a hacerla con ayunos y soledad, bien la podia hacer y la hacia. Cerca de los pobres y plebeyos, como eran tan innumerables, no habia nota ninguna en que se le diese por penitencia ir al desierto y estarse alli tanto tiempo, pues lo uno era ya muy recibido, y lo otro no habia nota, y en fin, no podia el satisfacer en poblado, pues no tenia hacienda. La soledad del monte o yermo no era tan grande que no hubiese en el muchos miles de indios que de su voluntad hacian alli penitencia asperisima comiendo raices y be biendo agua; y muchos hacian esto toda la vida a modo de anacoretas. Y asi no era pesado a los penitentes ir a hacer su penitencia, pues forzoso habian de comunicar con estos.

165106  Dada la penitencia y ciertos golpes blandos con una piedra pequena en las espaldas, escupian los dos en el manojo de heno o esparto, aunque el penitente escupia primero, y el confesor decia ciertas oraciones hablando con sus dioses y maldiciendo los pecados, y echaban el manojo al rio, y pedian a los dioses que lo llevasen al abismo y alli lo escondieron para siempre.

166008  Si via el confesor que el penitente no descubria todo su pecho, o tenia sospechas dello, luego hacia alli un sacrificio de un cuy, que es como conejuelo o como raton muy grande, o de otro animal o sabandija cualquiera, y abierto el animal, y haciendo sus conjuros y hechicerias, decia que adivinaba que aquel le escondia pecados, y dandole con la piedra, le hacia descubrir todo lo que tenia; y en todo lo demas hacia lo que queda dicho.

166020  El inga y el Vilahoma no se confesaban de ordinario con nadie, sino que el inga se iba al rio o algun arroyo con su manojo nuevo de heno o esparto, y alli hablaba con el Sol y le pedia le perdonase sus culpas, que el se enmendaria, y que mandase que aquel rio o arroyo los llevase en aquel manojo al abismo; y dicho esto, escupia en el manojo y lo arrojaba a la agua, y asi acababa la confision. Y es falso que entonces hubiese lavatorio llamado opacuna, ni menos lavatorios que se podiesen comparar con los de los moros, llamados guadoi; porque como Polo a cada cosa echaba sus coniecturas, pareciole que tambien en esta obra habria lavatorio, y que serian muy semejantes a los de los arabes. y lo que imagino lo puso por historia. De manera que ni el inga ni los particulares usaban en sus confesiones de lavatorios, sino que en esto imitaban al Vilahoma.

166042  El cual se confesaba con el gran Illa Tecce en su templo, teniendo en las manos un manojo de heno, de flores y de algunas hierbas odoriferas, y escupiendo en el manojo, lo sacrificaba y echaba en el fuego y pedia que el humo llevase sus pecados; y tomaba las cenizas, y llevadas al rio o arroyo y dichas sus oraciones, las echaba en el agua para que se hundiesen; mas no se lavaba ni hacia el opacuna, y volvia a su casa. Todavia se sabe que algunas veces se confesaron los ingas y aun los Vilahomas con algunos ministros principales que eran tenidos por confesores suyos, y tenian renta y mucha autoridad por ello.

166058  Dicho se ha de los ichuris confesores que eran principalmente huatuc, adivinos; y habian de ser hombres y no mujeres, a lo menos en el Cuzco y entre los Chinchaisuyos, y aun entre los Collas. Despues, con la baja que dieron los ministros y con el desorden, se trazo que mujeres confesasen mujeres, y a varones, varones; pero esto no se guardo sino entre algunos Collas.

166068  Sacrificios.

166069  Humu.

166070  La tercera diferencia de ministros era de los que llamamos humu, hechicero, nacac, carniceros o desolladores de animales para el sacrificio.

166074  Estos eran como siervos y ministros de los de la primera y segunda diferencia. Su oficio principal era aderezar los templos, limpiarlos y proveer de todo lo necesario para los sacrificios: lena, flores, ramos, animales, ropa, coca, sebo, conchas, pan, vino, mieses, frutas, ollas, asadores, platos, tazas de oro o de plata. Ellos mataban la res, la desollaban, abrian y observaban, para ver lo que decian, y adivinaban por las entranas y asadura, y conforme a esto, lavaban la carne tantas o tantas veces, la asaban o cocian, o hacian lo que acerca dello estaba determinado. Si sacrificaban carne con sangre, se decia harpay; si carne sin sangre, haspay; si oblaciones, como pan y mieses, cocuy.

166092  Al tiempo del sacrificio cantaban los cantores muchos cantares, tanian trompetas, fistulas, y bocinas hechas de caracoles grandes, y cornetas. Cuando era menester hacer sus procesiones, llamadas huacaylla o tomarii, salian acompanados de los demas ministros, asi yana uillcas como huatus, y estos de la tercera diferencia llevaban las andas donde iba el idolo. Mantenianse los unos y los otros de las carnes del sacrificio y de las ofrendas. Estos humus o laicas, si eran de los que tocaban el sacrificio, no podian ser casados mientras tenian el oficio; y si despues de dejado o quitado el oficio se casaban, no podian tornar a ser sacrificos (sic) . Los demaas que servian de guardar los templos, barrerlos y acarrear lo necesario, eran casados, y sus mujeres regaban y barrian comunmente e hilaban para lo que se habia de tejer para el templo. Los ministros que guardaban los santuarios o cueus (? ) , que eran a manera de ermitas, y los computistas del ano, que moraban en los altos para observar las sombras del sol y las estrellas, todos eran casados. Todos estos ministros, asi mayores como menores, fuera de lo que caia de los sacrificios y ofrendas, tenian rentas senaladas en tierras y en telares de ropa.

167026  Todos eran exemptos de pecho y tributo y de la juridicion real; y si caian en negocio de crimen lesae majestatis, el gran Vilahoma o algun hatun villca, les privaba de oficio y de hacienda y los echaba a las minas, que entonces era esto gravisima pena, como las galeras; aunque si el caso era tal y tan atroce, a penosos tormentos les quitaban las vidas, o los entregaban a los ministros del rey.

167036  Los ministros mayores siempre venian por via de eleccion y suficiencia; los de la segunda y tercera diferencia alcanzaban los oficios por una de tres vias: o por via de herencia, o por via de eleccion, o por haber nacido con alguna senal singular y rara, no usada en los demas hombres, como es tener seis dedos en las manos, brazos mas largos de lo ordinario, o haber nacido en el mismo tiempo en que cayo cerca de aquel lugar algun rayo, o haber nacido de pies, o otras senales; aunque lo de la herencia quitolo la misma republica con su rey.

167051  Fueron en los tiempos antiguos todos estos ministros de grande autoridad y reverencia entre los piruanos, asi porque eran ricos y poderosos, como porque eran nobles y muy emparentados; mas, en tiempo de Viracocha Inga, fueron muchos destos ministros causa principal para que se amotinase y rebelase el pueblo, y particularmente Hanta huaylla con los Chinchas, de donde resultaron grandes guerras y casi perderse el reino; por lo cual, Tito Yupanqui, hijo heredero del rey, tomo la demanda y vencio a sus enemigos, y prendio grande suma de sacerdotes de idolos y los trujo al Cuzco, y triunfando dellos, les privo de sus oficios para siempre. Y despues que vino a ser rey absoluto, hizo nuevo modo de sacerdotes y ministros mandando que siempre fuesen de la gente plebeya y pobres, y que en cosa de traiciones y rebeliones fuesen subiectos a la pena de la ley, que es padecer muerte cruel: de lo cual hizo ley mudando el modo de los ministros y su vivir y sacrificios, de tal manera, que lo llaman Pachacuti, que quiere decir reformador del mundo, y es el noveno deste nombre. Despues Topa Inga Yupanqui, su hijo, renovo esa ley, y aun permitio que etiam mujeres sirviesen de ayudar los sacrificios, y que las mujeres confesoras confesasen a las mujeres. Desde este tiempo comenzaron las mujeres de Collasuyo a usar deste oficio y a mirar las entranas de los animalejos que abrian, y a hacer otras hechicerias; porque, antes de estos dos reyes, nunca se permitio que mujeres casadas, o solteras o viudas, usasen destos oficios, exceptas las virgines vestales, de las cuales diremos luego.

167092  Tambien toco el ramalazo de la ley, en su parte, al gran Vilahoma que entonces vivia, porque con la ocasion de las guerras y del saco que hicieron los soldados, perdio mucho de sus tierras y rentas; y lo mismo fue de los hatun villcas y de los yana uillcas.

167099  En lo que toca a la obediencia que estos ministros, asi antiguos como modernos, tenian a sus mayores, no hay que tratar ni encarecer, pues de ninguna gentilidad se lee que fuese tan subiecta y obediente a los que mandaban y gobernaban, como la piruana. Y asi, entre muchos religiosos, para significar la obediencia perfecta y pronta, se usa este proverbio: <<obediencia de indio. >> Tenian sus decuriones, a quienes inmediatamente obedecian, y estos sus quincuagenarios y centuriones, y estos sus pente y chiliarchas, que eran como para quinientos uno, y para mill un superior llamado millenario. Habia tanta puntualidad, que era para admirar, y no se consentia un punto de ociosidad. Los ministros que eran casados iban a sus casas los dias que no les cabia oficio; los que no eran casados y habian prometido continencia perpetua, siempre se estaban en los templos y dormian en un barrio que estuviese junto al templo que les cabia, sin mezcla de otras gentes.

168022  Religiosos indios.

168023  La demasiada solicitud de buscar oro y plata con que entraron los espanoles en el Piru fue parte para que ni aun a los principios ni en los anos venideros se pudiesen saber muchas cosas antiguas de la religion falsa de los piruanos; ayudaron mucho a esto las guerras civiles que por mas de treinta anos tuvieron los espanoles entre si unos con otros, instigados desa solicitud y codicia; y si supieron algo, no fue porque lo quisieron saber, sino porque buscando tesoros, entierros, sepulcros, donde hubiese oro y plata, y teniendo noticia de algunos, preguntaron quien y como lo puso alli, con todo lo demas que consecutivamente se podia saber para sacar, si habia, mas tesoros. Y este fue el fin principal porque Polo descubrio los sepulcros de los reyes y grandes senores del Cuzco, porque entendio entonces que henchiria los senos de riquezas, y con esa ocasion inquirio de los ministros y viejos muchas cosas de las que vemos en sus libros y papeles, como de los Vilahomas, de los templos, de las estatuas, de las monjas acllas, para ver si queda algun rastro de donde pudiese saber si habia mas plata y oro y mas riquezas y comodidades; y todo lo que no olia a esto, nunca curo de saberlo ni preguntarlo, como fue de los indios religiosos que hubo en el Piru, que por vivir estos como vivian en los yermos, no pudo Polo tener noticia dellos, ni aun imaginar que tal genero de vida hubiese. Lo de las acllas virgenes si, porque estaban en poblado y eran como tesoreras de las riquezas y tesoros que habia en los templos del sol; y esto era lo que el con los demas buscaba.

168064  Asi que habia en el Piru dos maneras de religiosos; unos que servian al gran Illa Tecce Viracocha el cual confesaban ser el criador del universo, y del sol, y de la luna, y de las estrellas, y de los hombres.

168070  Vivian estos al principio cuando trataban de ser huancaquili o uscavillullu (que este era el nombre que tenian) en congregacion, para deprender todo lo que era menester, y estaban como en noviciado, que ellos llamaban huamac, y al mismo novicio tambien llamaban asi. Su ocupacion era, primeramente, rogar al gran Illa Tecce y a los demas dioses por el rey, por el pueblo, por el reino, por los ministros y por todas las neoesidades, y vivian de las rentas comunes que tenia la casa donde habitaban. Tenian mil lavatorios, sacabanse sangre de las venas con pedernales muy agudos, ayunaban muchos dias del ano y aun tenian su modo de Cuaresma. El modo de ayunar era comer raices y hierbas y grano de maiz y abstenerse de carne, de pescado, grosura, pimienta y otras cosas que pareciesen tirar a regalo. Obedecian a uno que les mandaba, y no podian casarse despues que se determinaban servir a sus dioses en esta vida; prometian obedecer al gran Vilahoma y a sus vicarios y ser obedientes a sus mayores, y leales a sus reyes, y de nunca tocar mujer en su vida. Muchos destos se ofrecian desde mochachos y duraban, no solo en continencia hasta la vejez, pero en virginidad. Andaban macilentos, vestidos de pardo o de negro, con las mantas muy largas y los cabellos cortados hasta las orejas como melenas; no bebian vino; cuando estaban en poblado, andaban de dos en dos o de tres en tres, no a la par, como religiosos, sino uno en pos de otro. Muchos destos o los mas eran eunuchos, que ellos dicen corasca, que, o ellos mismos se castraban, en reverencia de sus dioses, o los castraban otros cuando eran mochachos, para que sirviesen en esta manera de vivir. Cuando salian por las calles y plazas, llevaban tras si toda la gente, que los tenian por sanctos, y ellos con soberbia farisaica, oraban publicamente por el inga y por el pueblo, para que los estimasen; dabanse con piedras, prostrabanse; apareciaseles muchas veces el Demonio en diversas figuras de hombres y de animales, y persuadiales mill desatinos, hasta hacerse sangre con lancetas, con pedernales, y hasta matarse a si mismos o despenarse.

169026  Cuando estos parecian ya estar firmes en su proposito y aprovechados en el modo de vivir y en las penitencias, ibanse con licencia de su Tocrico, que era como prelado suyo, al monte o yermo a vivir en soledad y penitencia estrecha, y alli, demas del tito y hunicui, que son castidad y obediencia, que habian prometido, anadian otra promesa de uscacuy, mendiguez o pobreza, o villulluy, miseria y desprecio de pobre mendigo, y guardaban estas dos cosas puntualmente. De aqui es que habia muchos destos solitarios en los montes y quebradas muy apartadas de los caminos. El pueblo llamaba a estos comunmente huancaquilli, esto es, desheredados y desechados de todas las riquezas, y desterrados; y aun tiempo hubo en que se iban los viejos hechiceros a tener otra tal soledad en los montes.

169047  Alli contemplaban al sol, la luna y las estrellas, y las adoraban casi sin cesar; no carecian de sus idolillos; los montes, las cuencas de los rios, las penas, les servian de templos, de oratorios v sanctuarios. |C Quien duda sino que alli se les aparecia el Demonio mas veces que no en poblado? Que cuidado tiene el Demonio de que el idolatra y el sacerdote de los idolos sea incesable en el adorar y atender de noche y de dia a los idolos y a las supersticiones y mentiras; y cuando se convierte a la fe catolica, le pone una tibieza de manera que apenas se acuerde de Dios una vez en la semana.

169063  Dormian en el suelo, comian raices, bebian agua fria, disciplinabanse con cordeles bien anudados, y asi como los antiguos anachoretas fueron antiguamente muy visitados de los fieles, asi tambien lo fueron estos de los infieles. El que habia perdido algo precioso, iba a ellos para que adivinasen donde estaba o quien lo habia llevado; la que tenia ausente su marido en la guerra o en la mar, los preguntaba si volveria con salud, si se moriria alla; la que estaba de parto, los enviaba a rogar orasen a la reina del cielo, que asi llamaban ellos a la luna, para que la alumbrase; finalmente, acudian a ellos en sus necesidades. Si morian, eran enterrados por los demas solitarios convecinos con grandes llantos y supersticiones.

169082  Acllas, virgines religiosas.

169083  Pachacuti Inga, septimo deste nombre, senor de Pacari Tampu, restauro el imperio del Cuzco, que se habia perdido con las guerras y pestilencias pasadas; y reparando la ciudad y reedificandola. hizo ley que todos adorasen al Sol despues del gran Illa Tecce Viracocha, y tambien a la Luna, que decian ser hermana y mujer del Sol, y al lucero, hijo de ambos a dos y mensajero suyo dellos. Y para que esto permaneciese, hizo su templo famoso en el Cuzco en reverencia del Sol, y el atrio, que era grande, lo adorno en reverencia de la Luna. Este templo fue uno de los reyes sucesores reparado y enriquecido diversas veces, porque cada uno iba anidiendo su parte, y el que mas se senalo, fue Pachacuti noveno, y el ultimo de los Pachacuties, porque afirman muchos religiosos graves dominicos y franciscos, que todas las paredes y todo el techo estaban cubiertos y aforrados de chapas y planchas de orosis quedar cosa en todo lo interior del templo que no fuese oro.

170003  Puso tambien Pachacuti setimo dos maneras de ministros para este templo, con bastantes rentas para su sustento, para que desta manera nunca cesase la adoracion del Sol y de la Luna. Los primeros ministros eran hombres escogidos de la primera y segunda y tercera diferencia de ministros que arriba dijimos, los cuales todos servian, unos con ense nar al publico, otros con agorar y declarar oraculos, otros con sacrificar.

170014  La segunda manera de ministros quiso que fuesen virgines escogidas, hermosas y de sangre noble, llamadas acllas, esto es, electas y consagradas al Sol; y asi se llamaban ellas intip chinan, o punchao chinan, esto es. criadas del Sol, siervas de la luz del dia, pero nunca intip huarmin, o punchaopa huarmin, mujeres del Sol.

170023  Tenian su manera de noviciado, y llambanse las novicias huamac aclla, recien electa, nuevamente escogida; porque, en cierto tiempo de ano, acudian ciertos magistrados que tenian cargo de que no faltasen doncellas en el templo, a los pueblos, y mandaban echar bando y pregon, que cualquiera virgen que quisiese de su voluntad ir a ser aclla en el templo del Sol, que lo pudiese hacer y se viniesen a registrar; y si quisiesen sus padres ofrecerlas a sus dioses, que se las entregasen, y entonces sus padres o sus tutores entregaban a las que de su voluntad querian ir, al magistrado que habia de llevarlas al templo. Y a la verdad, era para muchos indios que tenian muchas hijas gran alivio esto, fuera de que en el templo eran tan tenidas, tan regaladas y adornadas, que habia muchas doncellas que se ofrecian a ello. No iba esto por tanda, como algunos interpretaron, ni menos por fuerza como a Polo le parecio, sino muy a gusto de las virgines y de sus padres; y aun yino el negocio a tanta estima entre ellos, que rogaban los padres para que recibiesen a sus hijas, y aun ponian intercesores que lo alcanzasen; lo cual no fuera asi, si por fuerza hubiesen de llevar las virgines mal que pesase a sus padres; fuera de que era maxima muy repetida de las mamaconas que las regian, que nunca servian bien ni hacian cosa bien hecha ni aun duraban, las que eran traidas por fuerza. Juntas las doncellas en aquella provincia o pueblo, escogian las que excedian en hermosura, y enviabanlas al Cuzco a costa del rey y del reino, acompanadas de algunos viejos y eunucos, y dabanles criados que las sirviesen. Las demas ponianlas en el templo de aquella provincia o pueblo, cada una conforme a la nobleza y habilidad que tenia. De manera que en todas las provincias donde habia templos del Sol, se ponian en cada uno doncellas de la misma nacion, o de los pueblos subiectos a la tal provincia; empero, en el templo del Cuzco, habia doncellas de todas las naciones, y principalmente de tres, a saber: del Cuzco v su territorio, de las Chapapoyas, y de las de Pillco, que agoran llaman Guanuco. De las de los Collas y de la provincia no se que hubiese alguna.

170079  Diremos el modo que se tenia en el Cuzco, porque por alli se entendera el que tenian en las demas provincias. Cuando entraban las doncellas en la ciudad, para ser recibidas en el templo, salianlas a acompanar lo mejor della, y llevabanlas ante el rey, y si estaba ausente, ante los del eonsejo real, que ellos llamaban Hunu (y el presidente se decia Capac hunu) , y examinaban primero la edad, que por lo menos habia de ser pasados los anos de la pubertad, y asi, habian de ser de doce anos para arriba. Lo segundo, que habian de ser legitimas; con las hijas naturales se dispensaba facilmente, y con las bastardas nunca. Lo tercero, si tenian algunas manchas en el rostro que las afeasen. Lo cuarto, si venian de su voluntad y de buena gana, o si venian forzadas, o si gustaran casarse en su tierra; si decian que venian tristes y que quisieran, o casarse en su tierra, o estar con sus padres hasta que hubiese con quien casarse, dabanlas plena licencia, y aun castigaban a quien las habia traido con violencia. En lo que toca a saber si eran doncellas, pertenecia a las mamaconas, matronas y superioras del monesterio. Acabado esto, les senalaba el rey o el presidente a cada una cierta racion y renta y una criada, que llamaban china, para que la sirviese, y remitianlas todas al gran Vilahoma, y en su ausencia al hatun villca, que tenia sus veces. Este las examinaba casi en las mismas cosas, y si se habia hecho el quicuchicuy, que eran ciertas supersticiones y sacrificios que se hacian cuando la muchacha llegaba a los anos de la puberdad; si no se habia hecho, aguardaban a que se hiciese por mano de sus padres, si estaban alli, o de sus tutores o curadores o parientes. Hecho, esquilabanlas, dejando en la frente y en las sienes ciertas madejas de cabellos; cubrianlas con un velo morado, o pardo, y vestianlas con vestiduras pardas de novicias, muy honestamente, y haciales el Vilahoma una exhortacion larga sobre lo que era aquello y que se pretendia de alli que sirviesen muy limpiamente al Sol y a la Luna y al Lucero, pues que ellas eran hermosas como ellos; y que en el tiempo de huamac, mirase cada una si queria permanecer toda la vida en ese templo o no, y conforme a como quisiese su corazon, asi hiciesen; luego las entregaban a quien las gobernase y tuviese cuidado dellas. Y como eran muchas las que habia en el templo (porque pasaban de tres mill en el Cuzco) senalabaseles maestra de novicias una para diez, y estas acudian a la maestra mayor, y esta a la abadesa o superiora de todo el monasterio, y esta al Vilahoma o hatun villca. Senalabanse tambien yana villcas ancianos y sabios, que mirasen lo que habia menester de medicinas y otras cosas y las proveyesen.

171041  Duraba tres anos el noviciado, y en todo este tiempo las ensenaban a hilar y tejer y broslar, hacer vinos preciosos, pan y manjares delicados, gobernar la casa y familia y todas las cosas de su falsa religion, alinar el templo v conservar el fuego sagrado, que llamaban nina villca, v otras muchas cosas. Estaban las novicias apartadas de las antiguas, y aunque no habia llaves ni puertas, porque no usaron sino de antepuertas de pano o lienzo, era tanta la subiection y obediencia de estas, que no pasaban de las antiguas a las novicias ni de las novicias a las antiguas, si no tenian licencia de la abadesa o de la maestra mayor. La abadesa era comunmente hija del rey o de algun gran senor que descendiese de la casta real; las demas superioras eran tambien muy nobles. Quipos hay que cuentan haber entrado algunas reinas viudas y princesas virgines a este monasterio de su voluntad, para vivir siempre en el, y que estaban a la obediencia de sus mamaconas (que asi se decian las superioras) con tanta humildad y submision como las mas comunes. Nunca princesa que entro alli, o infanta, o hija de gran senor, salio del monasterio para casarse con nadie, porque tenian por afrenta grande que la que habia sido consagrada al Sol, se sujetase a varon ninguno. Tambien ponian en este monasterio muchas personas principales sus hijas ninas para que deprendiesen a hilar, tejer, coser, guisar, hacer vinos, gobernar la casa, y otras cosas necesarias; y estaban entre las novicias, aunque no hubiesen de ser acllas. Llegadas a edad de diez y ocho anos o que estuviesen para casar, las sacaban sus padres con licencia de la superiora, que era distinta de las otras, viuda y anciana, como maestra de ninas; y si alguna destas queria ser aclla y quedarse en el templo, era recibida, y lo que alli habia estado le servia de noviciado.

171089  Acabado el noviciado de tres anos, venia el gran Vilahoma acompanado del rey o de su presidente, y en el atrio del templo, donde habia sus corredores, se sentaban y sacaban todas las novicias llamadas huamac que hubiesen llegado a tres anos de noviciado, para que las examinasen. Venian con ellas sus maestras y tambien los prefectos que tenian cuidado dellas, y preguntabanles que les parecia de aquel recogimiento y vida; si determinaban quedarse en el templo y ser acllas electas o ser chinas del Sol, esto es, criadas y nustas del y de la Luna, esto es, esposas del Sol y damas de la Luna, o si querian casarse que mirasen y determinasen en ello y lo dijesen alli; y supiesen que si se casaban y caian en adulterio, habian de morir conforme a la ley; y si se determinaban de ser acllas y despues caian en flaqueza, moririan tambien cruel muerte; y que la ley tenia dispuesto no solo esto, mas tambien que la que una vez fuese hecha aclla y recebida por tal, no se podia casar ni en secreto ni en publico, so pena de la vida al varon y a la aclla que tal hiciese. Respondian las maestras por ellas, conforme a como sabian de su pecho dellas, y si decian que si querian casarse, las ponian aparte; si decian que se querian quedar, las vestian de blanco y las ponian una guirnalda de oro llamada coriuincha y unos calzados preciosos y un velo blanco llamado pampacuna; y habiendo hecho ciertos sacrificios y rogativas al Sol y otras cerimonias, las entregaban a los varones eunuchos que tenian cuidado del monasterio, y ellos a la que era como abadesa, la cual, si era doncella, se decia mama aclla, o aclla mamanchic, si era viuda. Mamanchic mamacona, es del numero plural: muchas superioras viudas; aclla mamacona: muchas superioras virgines. Ahi estaban estas en el templo toda su vida; tejian ropa finisima para el templo, para los dioses, para Vilahoma y para el rey y la reina y para sus padres y hermanos, si los tenian, o para sus tutores y curadores. Iban a visitar los templos y los santuarios que habia en el pueblo, y a limpiarlos y aderezarlos; pero cada vez que iban, de dos en dos (y en ninguna manera solas) , iban con ellas ciertas mujeres ancianas y sus criadas y dos lictores, que eran los guardas del templo, y traian una lanza en la mano y un arco con sus flechas. No podian salir sin este acompanamiento; porque, fuera de que eran grandemente estimadas por toda la tierra, todos tenian gran cuidado de que estas fuesen siempre enteras y limpias, pareciendoles que mientras estas estuviesen asi en su virginidad, les serian muy propicios sus dioses. El principal oficio destas era guardar y conservar el fuego de los sacrificios, que ellos llamaban nina villca, fuego sagrado.

172054  No se sabe de gentilidad ninguna que haya prometido virginidad perpetua y que la haya guardado, sino solo la piruana en sus virgines acllas; no porque el Demonio, que enseno esta manera de monesterios, se huelgue de la castidad y limpieza virginal corporal como la que guardaban estas, sino que por este camino quiso ensenar, como realmente enseno, muchas supersticiones y mentiras, muchos abusos en negocios de idolatrias.

172065  No se sabe ni tal historia ni quipo hay que tal diga, de que alguna destas acllas virgines hayan caido en flaqueza de carne; y cuando entraron los espanoles en la tierra, hallaron algunos monesterios junto a Cassamarca y Huaylas, y aunque pensaron ellos que eran hechiceras, con todo, averiguaron despues lo que era, y muchas dellas, recibiendo el baptismo sagrado, se quedaron virgines, ofreciendose nuevamente por acllas de Jhesu Cristo Nuestro Senor, y otras huyeron al monte. Las monjas del Cuzco hicieron lo mismo, que se convirtieron al Senor mas de dos mill dellas, y las mas permanecieron virgines hasta la muerte, y otras casaron con indios recien baptizados y otras se huyeron a diversas partes; aunque todas o las mas vinieron a ser cristianas, y las que mas florecieron en devocion y honestidad fueron estas.

172087  Cada ano, despues de la siega, hacian un sumptuosisimo banquete en el Cuzco, y las que estaban muy lejos, en lo mejor de su provincia; y aqui renovaban el homenaje y juramento que tenian hecho de obedecer primeramente a los dioses y a sus ministros, y luego al inga y a sus ministros. Para esto se hallaba el rey presente (y en las tierras donde no estaba el rey asistia su virrey tccrico) sentado en lugar eminente debajo de palio y con su vestidura e insignias reales y la borla del reino; y los idolos Illa Tecce Viracocha, y del Sol, y de la Luna, y del Lucero, y el del Rayo, presentes cada uno en su altar sembrado de oro y plata y piedras preciosas y flores, con sus ministros y agoreros y adivinos; y el ejercito y la guarda del rey, muy a punto puesto; el consejo y presidente, los otros magistrados y los grandes senores y principales, todos puestos por su orden y antiguedad y sentados, y luego un grandisimo numero de pueblo, que habia concurrido de diversas partes, para ver asi al rey y las fiestas, como por ver las virgines, que todas a una mano eran en extremo hermosas. Acabado el rezonamiento y ciertos sacrificios de animales y el juramento y homenaje, y el haber besado la mano al rey y las mujeres a la reina, que tambien estaba en su estrado debajo del mismo palio, luego se ponian las mesas a su modo: para el rey ponian una alta de mas de media vara o dos tercias, toda hecha de flores y cubierta con manteles de algodon muy blanco, y lo mismo a la reina, pero mas baja la mesa, y al punto salian las virgines acllas vestidas de blanco y colorado, acompanadas de muchos senores, y comenzando desde el rey y reina y del principe, daban de comer abundantemente; y como eran muchas, iban por su orden y concierto, cincuenta a tal parte, con sus prelados y ayos, dando tambien de su vino hecho del grano de maiz que tienen. Por fin y remate, sacaban una porcion pequena de pan a manera de hostia redonda pero gruesa, y daban cada porcion a cada uno; y el recibir este pan y comer del o todo o parte, y reverenciar a los idolos, era como acto de religion y idolatria. Tenian este pan por gran regalo y guardabanlo como si fuese reliquia y llamabanle illai tanta, pan divino, pan sagrado. Otras veces comenzaba la fiesta por este pan, como ellas querian y lo tenian trazado.

173040  Luego las virgines sacaban de la ropa fina que habian labrado todo aquel ano, y ofrecian al rey y a la reina, y al principe, y a los infantes e infantas, si los habia, lo mejor y mas curioso, de varias colores y labores; luego a los senores y hombres principales, y a sus mujeres y hijos, les daban a cada uno sus vestidos preciosos, varios tocados y calzados de hombres y de mujeres, fajas, guirnaldas, joyas, prendederos, garnieles y otras muchas |bcosas|c . La ropa era toda de lana de vicuna, que iguala con la seda. Para la demas gente sacaban ropa de lana comun o de algodon, conforme a la nacion que eran los que habian de recibir. Con este hecho ganaban ellas mas, porque los senores y el pueblo les daban a ellas grandes presentes de ganado, de tierras, oro, plata, lana, mieses, etc.

173061  El dia siguiente a este es en que se admitian las acllas, sacandolas del noviciado y incorporandolas en el monasterio con las antiguas. Las demas que no querian quedarse, sino casarse, salian tambien este dia, y conforme a su calidad y nobleza las casaban con hijos de senores a las que eran tales, y con plebeyos a las plebeyas; porque las que entraban por criadas de estas novicias eran de los plebeyos, y dabaseles marido que les cuadrase, porque fue muy celebre refran y muy puesto en uso entre los piruanos el que dice: <<casate con tu igual: >> como que habia ley dello. Tambien tomaba el rey alguna o algunas, no con titulo de mancebas ni criadas, sino para damas de la reina; y si el alla hacia sus flaquezas, no era con todas ni todas veces, ni todos los reyes lo hicieron. Lo mismo se entiende cerca de dar el inga a otros senores algunas destas mujeres, que se las daban para que las guardasen como tutores y curadores y las casasen a su tiempo; y si alguno o algunos las deshonraban, no todos, porque muchos habia que las prohijaban y las guardaban con tanto cuidado como a sus propias hijas. A muchas entregaban a sus padres para que ellos las casasen a su voluntad. Mas en ningun quipo ni historia antigua ni moderna he hallado que alguna destas virgines novicias que no querian quedar en el templo fuesen senaladas para ser sacrificadas y muertas por el bien del pueblo o del lugar, o por necesidad, ni que ninguna hubiese muerto desta manera, sino siempre lo contrario. Ni se a donde pudo Polo adivinar tal interpretacion, si no es que oyo decir que se sacrificaban pasnas, y nustas, y acllas, y huahuas; que a las corderas y ovejas que se sacrificaban en nombre destas o de otras doncellas, se llamaban pasna, chusna y nusta, y las que en nombre de las mismas acllas, se decian tambien acllas; y el corderico se llamaba huahua, nino. Y quien no repara en los tropos y figuras que tiene esa lengua, dira siempre una cosa por otra, y hara errar a todos los que le siguieren.

174009  Las acllas eran esentas, inviolables; y si cuando ellas pasaban por la calle acompanadas de sus criados y guarda, se acogia a ellas algun delincuente, no le podia prender la justicia, porque le valia por amparo la presencia de las acllas, como tambien les valian los templos a todos los delincuentes que se acogian a ellos; fuera de eso, segun sus leyes, estaba prohibido de que se oudiesen casar, como queda arriba dicho; y que si se casasen, allende que habia pena acerbisima, estaba dado el tal matrimonio por no valido. Y cualquiera que las maltrataba de manos y de palabra, habia de ser castigado bravisimamente. En el convite que arriba dijimos, no se hizo mencion del gran Vilahoma, porque nunca se hallaba en el, mas enviabanle sus presentes; a solo el repartir de las novicias se hallaba el o su lugar teniente hatun uillca, que algunos llaman corruptamente appopanaca, por decir aponaca, los senores, en aymara, o apocuna, en la quichua.

174034  Costumbres de los antiguos piruanos en lo civil.

174036  Las costumbres y usos de una nacion y gente y de su republica, no se han de medir por lo que algunos particulares o viciosos hacen, sino por lo que toda la comunidad guarda o siente que se debe guardar, y por las leyes que tienen y ejecutan. Porque aunque veamos a cinco o seis ladrones o homicidas, o oyamos decir que este o aquel particular uso del nefando, o que sacrifico a su hijo, no por eso hemos de condenar a toda la nacion y republica, ni a carga cerrada hacer regla general, si la tal nacion guarda lo contrario en lo comun y tiene leyes con que castiga tales delictos y las ejecuta puntualmente. Asi que diremos de los vicios que toda la nacion piruana tuvo recebidos y puestos en uso comun y los que no eran asi, sino que uno o dos solamente los cometia, o que en otro tiempo fueron recebidos y en otro desechados; y tambien de sus loables costumbres y leyes.

174059  Primeramente, la embriaguez y la destemplanza en el beber fue como una propia pasion desta gente, principio de todos sus males y aun de su idolatria. Este vicio no perdono dignidades ni estados. Al principio, cuando poblaron la tierra, por mucho tiempo, no tuvieron genero de vino, sino sola agua fresca; y cuentase que en este tiempo no tuvieron vicios ni fueron dados a la idolatria. Despues buscaron invenciones para hacer algun genero de bebida, que fuese menos danosa que el agua de aquella tierra; porque, si se mira en ello, hay provincias en que hay agua tan delgada que corrompe, y en otras tan gruesa, que cria vascosidades y piedra. Pues en los llanos, allende que la mas del agua que ahi se bebe es salobre, cual mas, cual menos, es comunmente caliente, como la experimentan agora los espanoles, que si no son los poderosos y que tienen caudal, los demas claro es que lo pasan trabajosamente. Pues para remediar este inconveniente y por librarse de enfermedades, inventaron el vino hecho de grano de maiz, el cual, si es simple, refresca las entranas y el higado, pero no limpia del todo las vascosidades. Mandaron los medicos que para que el vino tuviese los efectos que se pretendia, de lavar la vejiga y deshacer la piedra, se lindase el maiz con la saliva del hombre, que es muy medicinable. De manera que de aqui nacio el mascar los ninos y las doncellas el grano de maiz, y lo mascado ponerlo en vasos para que despues se cociese y pasase por diversos coladores de lienzo de algodon y agua limpia, y el agua que de todo esto se exprime, sea el vino, del cual usaron mucho tiempo y por ser medicinable, no hacia reparar en que podia causar asco el haber sido mascado el maiz, pues por causa de la salud toman hoy los hombres cosas horribles, como canina de perro, orines y otras cosas muy asquerosas, que en comparacion dellas, es la saliva del hombre cosa mas limpia. Y cuando nos ponen vino en la mesa, no nos acordamos de que ha sido exprimido y pisado con los pies sucios y polvorientos del hombre.

175006  Este vino que se hizo en el Peru desde los tiempos antiquisimos, por via de medicina, vino despues a ser tenido como regalo y bebida para celebrar sus fiestas; vino a tanta gula, que por solo beber sin pena publicamente, instituyeron las fiestas en que se habia de beber a rienda suelta, porque en lo particular siempre fue vedado el beberlo, si no fuese moderado, por via de medicina. De modo que los dias de triunfos por las victorias alcanzadas, los dias de barbechar la tierra, los dias de sembrar la mies, los de la siega y cosecha, los del Aymoray, ques llevar el grano a la troje y despensa, estaba la puerta abierta para que bebiesen todos cuantos quisiesen, exceptos los mochachos y muchachas, y todos los ministros del templo y las virgines vestales, y la guarda del rey, y los soldados de presidio, y de los magistrados, los semaneros y las mujeres que habian de atender al servicio de las casas, y de los plebeyos y prefectos de sus oficios mecanicos. Duraba todo un dia el beber, y digerido el vino, se pedia licencia para el dia siguiente para todas las personas que el dia antes no habian bebido, exceptos los religiosos y las virgines acllas y los sacerdotes de los idolos, que con estos nunca se dispensaba. Para las guardas y presidios, sostituian otros soldados que ya hubiesen bebido el dia antes. Este era el comun uso de sus fiestas en tiempo del barbecho y del sembrar y de la siega y de llevar la mies a la troje; porque primero hacian la labor en todo lo que era menester, hasta acabarla de todo punto, y luego comenzaban los convites y banquetes en que el comer era muy poco, tanto, que apenas se podria sustentar uno de nosotros con la cuantidad que comian cinco dellos. Pero el beber era extremado; porque fuera de que la chicha es pocion verdadera, da tambien nutrimiento como si fuese comida, casi al mismo modo que el chocolate en la nueva Espana, que habiendole dejado los indios y dadose a su pozol, que es el vino de su maiz, lo han tomado los espanoles tan de veras, que en algunas provincias, como en Yucatan y Guatimala y Honduras y mucha parte de Mejico, parece vicio en ellos, y lo es; y hay muchos que en la demasia de beber ese chocolate (que tambien trastorna el juicio si se bebe sin medida) se igualan con los piruanos antiguos y modernos, que en su vino de maiz son demasiados.

175065  Los dias de los triunfos que llaman el hailli, era cosa desaforada, porque poco a poco vinieron a tanta corrupcion, que duraba el beber y la borrachera treinta dias y mas; pero siempre con el recato de que bebiesen unos y guardasen el pueblo otros, y se mudasen y remudasen. Habia grandes bailes y danzas, grandes representaciones de batallas, de comedias, tragedias, y otras cosas semejantes; pero lo que mas se hacia era cosa de sacrificios, ag|ueros, hechicerias. A tanta disolucion necesariamente se ha de seguir grande corrupcion de vicios, particularmente de lujuria, pues estaban mezclados hombres y mujeres, padres y hijos, hermanos y hermanas. De aqui nacio lo que autores graves han escrito, que no se respetaban parentescos de linea recta, de consanguinidad ni de afinidad, y que llegaba el negocio a tanto, que etiam el nefando se usaba, y que los ninos no aguardaban los anos siquiera de la pubertad; lo cual es en parte verdadero, si consideramos a los piruanos en tiempo que los falto el gobierno de los ingas y no tuvieron quien los fuera a la mano en los vicios de lujuria que la embriaguez trae consigo, sino quien los incitase a mayor libertad en ese vicio, pues vian que los que sucedieron en el gobierno, con profesar una parte la ley santa de la cristiandad, por otra eran tan fragiles y tan desventurados en la lujuria, que segun contaban los indios ancianos y viejos, y aun muchos espanoles, con lagrimas de sus ojos, nunca vieron tanta corrupcion de soldados cuanta en estos, como abajo diremos. Pero en parte no es verdadero, si consideramos los tiempos en que los ingas tuvieron el mando y el palo; y todos los que regularon los tiempos pasados en los presentes que han visto, entendiendo que aun aquellos eran peores que estos, erraron y escribieron mill desconciertos. Es, pues, de saber, que el inga, como gentil, erro en muchas cosas y llevo al pueblo tras si, mas como hombre de razon, acerto en muchas y particularmente en negocio de gobierno, porque en esto de saber gobernar en lo civil a los piruanos conforme a su natural, excedio a los espanoles. Por manera, que permitia el inga unos vicios publicamente, y de los secretos no inquiria, aunque viniese a noticia, por evitar otros mayores y que fuesen mas danosos a la republica. Permitia convites y banquetes publicos de comida, porque los necesitados gozasen del barato, y se excusasen del hurtar; permitia que bebiesen hasta no mas, y esto publicamente, a vista de todo el mundo, porque no se bebiesen en secreto y particular, haciendo borracheras de donde sucediesen homicidios, estupros y adulterios. Permitia que en semejantes juntas de borracheras y bebidas viniesen las mujeres rameras o solteras que no fuesen virgines ni viudas, o las mancebas o las mujeres legitimas de cada uno, y que en casas o escondrijos, que por alli habia muchos, cometiesen sus fornicios y torpezas, porque cesasen los incestos, los adulterios y estupros y nefandos. Llamo permitir, no que hubiese ley dello, ni pregon ni hando que mandase que viniesen a ese tiempo y lugar las tales mujeres de que habia no poca copia, sino que, aunque sabia que venian y habia todas esas torpezas y suciedades, no las castigaba, ni mandaba a sus ministros que prendiesen o persiguiesen a las tales mujeres, ni a los varones que se juntasen con ellas. Porque, aunque la simple fornicacion fue tenida por pecado grande, desde los tiempos antiquisimos, en todo el Piru, y aun habia leyes contra los amancebados, con todo, ni se castigaba lo uno ni lo otro, sino que se disimulaba grandemente con ello, solo a fin de que se quitasen y evitasen los pecados ya dichos, como ellos interpretan. Y asi, esta demasiada licencia pudo ser causa que hiciese crecer el vicio de la lujuria en grande manera en los indios, y mucho mas en las mujeres. Todo el cuidado del inga fue en que no hubiese raptos o estupros con doncellas del pueblo o con virgines acllas, ni adulterios, ni incestos, ni pecados contra natura; porque estos cuatro generos de pecados castigabalos el con todo el rigor de la ley, sin perdonar aun a su propio hijo. Asi que, al tiempo de estas borracheras, que durasen un dia o dos o tres o treinta dias, tenia mandado que hubiese muchos ministros reales, y aun cabos de escuadra y capitanes, que estuviesen a la mira no sucediese algo desto y evitasen todos los peligros, quitando las casadas de entre los varones que no fuesen sus maridos, y juntas de mancebos, y que no dejasen llegar virgen ninguna ni mochachos ni mochachas. De manera, que bien vian estos lo que pasaba con las mujeres mundanas, y esto disimulabanlo, pero velaban con cuidado y aun buscaban los lugares secretos y escondido para ver si habia adulterio o incesto, o otro mal; porque en hallando algo desto, sin remedio era puesta la ley en ejecucion, matando a los adulteros o incestuosos o nefandos o estupros con virgines acllas aunque fuesen novicias; porque el estupro que fuese sin rapto y violencia cometido con doncella del pueblo, no se castigaba con pena de muerte, sino con azotes, carcel, destierro, minas o esclavonia de servidumbre en las tierras de los templos o de la comunidad, etc. ; sino es que se quisiesen casar, que entonces con una pena leve se contentaban, con que luego se casasen segun sus ritos y leyes. No es posible sino que donde habia tanto beber hubiese algunos de ordenes grandes y pecados enormes, por mas guardas que hubiese, pero va el inga tenia puesto el remedio que le parecia convenir, y cuando los tales delitos se descubrian, no disimulaba con ellos.

176099  El beber mucho y tener cabeza fuerte que no se trastornase tenian por gran valentia, y asi muchos querian mostrar esta fortaleza, mas el vino era mas fuerte que ellos. Todavia se hallaron hombres que de una sentada se bebian en toda una tarde mas de una arroba de aquel vino, y estuvieron en su juicio como si no hubieran bebido; con todo, no podian estos vivir sino muy enfermos. Andando con el tiempo, inventaron sus sucesores traza y modo como hacer este vino mas fuerte y mas vivo; y fue, que dieron en echar el grano de maiz a remojo y dejarlo estar algunos dias, hasta que reverdeciese y renaciese echando de si raices y algunos ramos, con solo estar en el agua en una artesa o vaso grande. Esto molian y lo lindaban y echaban a los vasos en que hacian su vino alguna cantidad de esto, y hacian el vino fuerte y que picase y aun trastornase mas presto que lo otro. Otros mas golosos hacian de solo esto ya renacido todo su vino, y con echar al tiempo de beber en el vaso zumo de cierta hierba medicinal, se hacia tan fuerte, que los trastornaba mas presto. Llaman a este vino vinapu y otros sora, y dicen los que lo han probado que es pestilencial y causa de muchas enfermedades. La causa que da no es de enfermedades, pues ningun indio vemos en todo el reino que sea atacado de mal de ijada o de piedra, sino de pecado de embriaguez, lujuria e idolatria, que son mayor y peores enfermedades.

177028  Supersticion.

177029  No creo ha habido gentilidad tan dada a supersticion como la piruana, puesto que en alguna provincia hubo mas y en otra menos, pero en lo comun todo el reino fue por un rasero. Porque, dejado aparte lo que toca a su religion falsa, sus dioses, sus sacrificios y sus templos, y sus sepulcros, y oratorios, y sacerdotes, y hechiceros, lo que es supersticion, deprendianlo desde ninos, porque miraban en todos sus actos y en sus meneos, y en casi todos ellos hallaban misterio que reparar de bueno o malo. Al temblar los ojos, zumbar los oidos, estremecer el cuerpo, al toser, estornudar, bostezar, el sacar el pie derecho o el izquierdo, el tropezar con los pies mas con este que con aquel, el salir la saliva cuando escupen derecha o fuerte, el encontrar, luego co amanecio, el primer hombre o mujer desta o desta traza, el haberle visto primero el que el otro, o al reves, ver los animales, serpientes, sabandijas pelearse o trabarse; en todas estas cosas hallaban que agorar mal o bien. Ladrar o ahullar perros decian que significaba pendencias o muertes; cantar la lechuza, que habia que morir alguno de la casa sobre la cual canto; ver el arco iris, que habia de haber calenturas; apuntarlo con el dedo, pudrirse el cuerpo de apostemas o cancer. Para esto usaban, hasta las ninas, de varias maneras de suertes: en el grano de maiz, en el grueso de la mazorca, en la saliva echada en la palma de la mano, y en otras mill cosas. En los celajes del cielo miraban no solo la cualidad del tiempo, si era airoso, si lluvioso, si sereno, pero tambien ag|rueros y adivinaciones. Finalmente, eran tan dados a estas supersticiones, que en todos sus actos corporales y en todas las cosas hallaban que mirar y que reparar.

177073  Leyes.

177074  Si en alguna cosa fueron loables los piruanos, fue en las leyes que tuvieron y en el guardarlas. Y habia dos maneras de leyes: unas que pertenecian a su religion falsa y a la adoracion de sus dioses, y a sus ceremonias y sacrificios. Destas leyes y de sus interpretaciones no hay que hacer caso; porque asi como su religion y secta fue mala e inventada por el Demonio, asi lo fueron sus leyes.

177085  La otra manera de leyes, en lo que toca a lo civil y moral, fue muy loable, y muchas dellas se guardan hoy, porque vienen a cuento de los intereses de los que tienen el gobierno y el mando; y fuera bien que se guardasen todas, porque siquiera gozasen los naturales de las migajas que sobran a los advenedizos.

177093  Ley primera. Que todos los subiectos al imperio de los ingas hablen una misma lengua general, y esta sea la quichua del Cuzco, y la depriendan por lo menos los senores y sus hijos y parientes, y los que han de gobernar o administrar justicia o ser prefectos de oficios y obras, y los mercaderes y contratantes.

178001  II. Que en todos los pueblos haya de todos oficios y oficiales y maestros, y si esto no pudiera ser, que cada provincia tenga dentro de su territorio todo lo que hubieran menester los que habitan en ella: aqui tejedores de lana, ahi de algodon, aculla plateros, alli carpinteros, aculla los que hacen el tocado o calzado; y a este modo de los salineros, carboneros, canteros, albaniles, etc.

178011  III. Que para el tiempo del barbechar, sembrar, segar, guardar la mies, regar las tierras, asi comunes como de particulares, nadie se excuse, sino que salga con su arado; y que desde el rey hasta el mas bajo ciudadano se ocupe en la labranza de tierras o de huertos, a sus tiempos, etc.

178019  IV. Que se miren las tierras para que planta o semilla tienen mas virtud, y no se siembre alli mas de aquella semilla o planta, sin embarazarla con otras; aqui mieses; aculla frisoles, aculla algodon, alli pimientos, y alli raices y aculla fructa; y desta manera en todo lo demas.

178027  V. Que se conozcan las inclinaciones y habilidades de los mochachos, y conforme a ellas sean empleados, cuando llegasen a edad madura: si se inclinaren a la guerra y mostraren valor. se hagan soldados; si algun oficio mecanico, lo mismo; aunque lo mas comun y ordinario sea que cada uno siga el oficio de su padre.

178036  VI. Que en todas las provincias haya uno o mas depositos y alhondigas, donde se guarde todo el bastimento necesario (habiendo tomado cada pueblo para si todo lo que habian menester abundantisimamente) para tiempo de hambre, de esterilidad, de guerras, para dar a cojos, ciegos, tullidos, viudas y huerfanos; y que de esto no pueda aprovecharse el rey ni los senores.

178046  VII. Que hubiese depositos de ganado de la tierra, que sirviese, lo primero, para los sacrificios, lo segundo, para necesidades de la republica, lo tercero, para socorrer a los pobres, lisiados y viudas y huerfanos.

178052  VIII. Que en cada pueblo se dividan las tierras, a cada vecino cierta medida, y a los propios y comunidades tanta, y que en estas comunidades no se pueda meter el rey ni los senores; y si se metiere el rey por alguna causa justa, sea para bien de la tal provincia, y acabada la necesidad, vuelva la comunidad a sus juros proprios.

178061  IX. Que cada uno se vista y adorne conforme a la cualidad que tiene, el plebeyo como plebeyo, y el noble como noble; y que ninguno se vista del genero de ropa y traje y labor que se visten los reyes, si no fuese hijo o hija o pariente del rey, o si no hubiere particular privilegio para ello.

178069  X. Que en el comer sean moderados y templados, y mucho mas en el beber; y si alguno se embriagase de manera que pierda el juicio, que sea por la primera vez castigado conforme al juez pareciere, y por la segunda, desterrados, y por la tercera, privados de sus oficios, si son magistrados, y echados a las minas. Esta ley se guardo a los principios con rigor, mas despues se relajo la ejecucion de tal manera, que los ministros de la justicia eran los primeros que mas bebian, y aunque se emborrachasen, no habia castigo; porque los amautas, que eran como letrados y sabios dellos, interpretaban las leyes poniendo distincion entre cenca, que es encalabriarse y calentarse, y hatun machay, que es embriagarse hasta perder el juicio; y que aquello era lo ordinario que en todos acontecia, pues no hacian desatinos de locos, y que aquesto pocas veces o ninguna acontecia. De manera, que por aqui vinieron a la disolucion que arriba vimos.

178093  XI. Todo genero de homicidio que se hiciese fuera de guerra, sea punido y castigado con pena de muerte natural, en esta forma: quien mata a su padre o madre, que muera y sea hecho cuartos; lo mismo si matare a sus abuelos o hijos; quien matare algun nino o nina, que muera despenado o apedreado; quien matare a mano a su senor, que muera cuarteado; quien mata a otro particular del pueblo, que muera ahorcado.

178104  XII. Quien mata a algun ministro del rey, conociendo que era tal, o a algun ministro de los dioses, o a alguna virgen aclla, que muera arrastrado y asaetado. Quien matase a su mujer por odio, sin culpa della, o sin saber que tenia culpa de adulterio, que muera ahorcado y hecho cuartos; lo mismo la mujer si matare a su marido.

179007  XIII. Quien matare a su mujer hallandola en adulterio, que sea desterrado por un cierto tiempo. Lo mismo si matare al adultero con quien adultero su mujer, pero el tiempo del destierro no pase de un ano.

179013  XIV. Quien fuere causa de que alguna mujer prenada de tres meses para arriba, muera o malpara, dandole hierbas o golpes, o de cualquier manera, que muera ahorcado o apedreado.

179018  XV. Quien matare al rey o reina o principe heredero, muera arrastrado o asaeteado y sea hecho cuartos, y su casa derrumbada y hecha muladar; sus hijos sean perpetuamente bajos, de vil condicion y no puedan tener cargo ninguno honroso en el pueblo ni en la guerra, y todo esto hasta la cuarta generacion. Y lo mismo los traidores; mas si estos antes de darse la batalla, se arrepintiesen y pidieren perdon y se metiesen debajo del estandarte del inga, vuelva en su gracia real y no padezca nada de lo dicho.

179032  XVI. El adultero y la adultera sean castigados con pena de muerte; y el marido, si hallare a su mujer en tal delito, denuncie luego, para que se le cumpla de justa venganza; y lo mismo la mujer que supiere o viere a su marido, con adultera, denuncie dellos, para que mueran.

179040  XVII. Quien forzare doncella y la deshonrare, que muera apedreado. Y si ella se quisiera casar con el, que no muera, sino que se case luego. Quien forzare casada, que muera ahorcado. Quien cometiere estupro con alguna doncella consintiendo ella, que sean azotados y trasquilados y puestos a la verg|ruenza, y el sea desterrado y conducido a las minas, y ella a guardar algun templo; y si quisieren casarse, sean solamente azotados y se casen luego; mas si el es casado y tiene hijo, que sea condenado para que con sus hijos y mujer sirvan a la comunidad y ella a algun templo o a las acllas.

179056  XVIII. Quien tuviere cuenta con su propia hija, que mueran entrambos despenados, y mucho mas si ella fue doncella y consintio; pero si fue forzada y violada, que muera el padre, y ella sea puesta para que sirva siempre a las acllas; y si alguno la pidiere por mujer, que se case. Si alguna mujer fornicase con su hijo propio, que mueran ambos despenados. Quien conociere a su hermana de padre y madre o de madre solamente, que mueran entrambos ahorcados o apedreados, y mas si ella fue doncella y consintio; pero si fuese forzada y violada, que sea el hermano ahorcado, y ella sea puesta a servir a las acllas. Quien se juntare con su hermana, hija de su padre carnal, si fuera ella doncella o casada y consintio, que mueran entrambos apedreados; si fue forzada con violencia conocida, que muera el hermano y ella sea puesta para servir a los templos.

179079  XIX. Los incestos con los tios y sobrinos, o con primos y primas en segundo grado, o afines en primer grado, si ellas fuesen virgines o casadas y consentientes, que sean ambos castigados con pena de muerte de horca o apedreados; si no fuesen virgines o casadas, que sean ambos azotados, tresquilados y conducidos ellos a las minas, y ellas a guardar y servir los templos.

179089  XX. Quien cometiere el pecado de sodomia, que muera arrastrado, y ahorcado, y luego sea quemado con todos sus vestidos, y lo mismo si se juntare con alguna bestia.

179094  XXI. Si los grandes senores cometieren alguno destos delictos, por donde merecieren morir, que los gobernadores y consejos hagan la averiguacion y informacion, y la sentencia quedese para el rey; y cuando los tales murieren por su delicto, sean degollados en la plaza o donde al rey pareciere; y si fuesen senoras ilustres o sus hijas, y merecieren morir, sean degolladas dentro de la carcel.

179104  XXII. Quien fuese alcahuete para que se cometan estupros o incestos y en efecto se hubiesen cometido, que muera por ellos ahorcado. Y lo mismo la hechicera que diere hierbas para que se amen y se junten. Quien fuere alcahuete de adulterios y se cometieren, que este en carcel perpetua, o sea condenado a minas o a las tierras o partes de la comunidad.

180007  XXIII. Quien hurtare cosa de comer o de vestir, o plata o oro, sea examinado si hurto forzado de la necesidad y pobreza, y si se hallare que si, no sea el tal ladron castigado, sino el que tiene el cargo de proveedor, con privacion de oficio, porque no tuvo cuidado de proveer a este de lo que habia menester ni hizo copia de los necesitados; y desele al tal ladron lo que hubiere menester de ropa y comida y tierras y casa, con apercibimiento que si dende adelante hurtare, que ha de morir. Si se averiguase que hurto cantidad y valor de |ben blanco|c achupallas y dende adelante, no por necesidad sino de vicio o por ser haragan y ocioso, que muera ahorcado, y si fuese hijo de senor, muera degollado en la carcel.

180026  XXIV. Haya en cada pueblo un juez contra los ociosos y haraganes, que los castigue y haga trabajar.

180029  A este modo habia leyes de familias, del gobierno dellas, y de los pastos, montes, lena, pesqueria, caza, minas; leyes de postas, de embajadores, de comunidades, de positos, de la salud. de medicos; leyes acerca de la milicia y de la guerra; de gobierno de la republica, de los magistrados, del modo de oir causas, de los testigos, del testamento, de matrimonios, de escuelas o manera de ellas para ensenar ninos y ninas, y de otras cosas. Y en todas ellas y en las leyes ya dichas, eran tan puntuales en la ejecucion y guarda de ellas, que era cosa para admirar.

180044  Condiciones naturales de los piruanos. Las inclinaciones y condiciones naturales y los ingenios de los indios piruanos, comunmente hablando, son estos que se siguen.

180049  Porque ellos tenian un natural manso, humilde, blando, pacifico, amoroso, tierno, misericordioso, compasivo, subjecto a todo hombre que reconozcan ser su mayor o superior en algo, obediente sin examinar lo que se le manda ni resistirlo; semejante, en el obedecer, a un jumento; leales en la fidelidad para con sus reyes y en guardar la hacienda de su amo; da sin dificultad toda la ventaja que puede a los otros, particularmente en cosas de saber y de nobleza y mandar; olvida luego el dano o danos que se le han hecho; es docil, ingenioso y de grande memoria, particularmente en la edad juvenil y viril; deseoso de saber; pronto e inclinado al trabajo corporal; aborrece la venganza, ama la templanza en todo; ajeno de toda codicia y avaricia, porque se contenta con solo tener que vestir y comer, y no inmoderadamente; muy amador del bien comun de la republica, |by de|c tratar verdad en todos sus tratos y contratos.

180073  Y porque no hay regla que no tenga excepcion, esta la tiene en algunas provincias mas y en otras menos; de manera, que los que faltan de aquestas condiciones, son demasiados en las contrarias: crueles, furiosos, arrogantes, bulliciosos, sin amor, sin compasion. rebeldes contumaces, desobedientes, desagradecidos, amigos de mandar y supeditar a los otros, corazones de fieras, traidores, amigos de motines, desleales y guardar la injuria (que recibio) mucho tiempo, amigos de la venganza, ociosos, haraganes, destempladisimos en la deshonestidad y en la gula, inconstantes en lo bueno y tenaces en lo malo, amigos de encubrir sus cosas aun donde conviene que se descubran y amigos de descubrir secretos ajenos, etiam donde conviene callarlos; enemigos de la verdad y amadores de la mentira.

180094  En otros se hallan dos extremos juntos, como subjeccion y rebeldia, modestia, humildad y soberbia; temor con pusilanimidad y atrevimiento con temeridad loca; blandura y suavidad y cruel. dad; mansedumbre y furor; desprecio de las cosas y una insaciable codicia; agradecimiento en las palabras y actos exteriores, desagradecimiento guardado para su tiempo; tenacidad y teson en lo bueno que su corazon quiso y abrazo, inconstancia y desgana en lo bueno que otro le aconsejo y persuadio; despreciador de si mismo y de su comodidad, amicisimo de hacer su voluntad; amoroso, amigo de honrar a todos, malicioso en tal manera, que todo lo que ve o oye lo echa a mala parte. Con semejantes hombres, decian los ingas, que se habian de ver los que gobiernan como con las bestias, que por una parte estan domadas y por otra tienen mill resabios; procurar de quitalles los resabios a palos, y conservarles lo bueno con halagos; y cuando esto no bastare, echallos al matadero o al monte.

181018  Conversion de los indios piruanos a la fe catolica

181019  Tres maneras ha habido en el Piru de cristianar a los naturales. La primera, por fuerza y con violencia, sin que precediese catequizacion ni ensenanza ninguna, como sucedio en la Puna, Tumbez, Cassamarca, Pachacama, Lima y otros lugares, cuando los predicadores eran soldados y los baptizadores idiotas, y los baptizados traidos en collera y cadena, o atados o hechos una sarta dellos, o a manadas, con apercibimiento que si no levantaban las cabezas, habian de probar a lo que sabian las espadas y arcabuces. Destos que asi fueron baptizados, todos, cuanto a lo primero, no recibieron la gracia del baptismo, y cuanto a lo segundo, los mas dellos, segun se entiende, no recibian ni el mismo sacramento ni el caracter, porque directamente no quisieron tal cosa en lo interior, ya que en lo exterior parecieron consentir dejandose baptizar de miedo de que no los matasen los espanoles, como mataron a otros que claramente dijeron que no querian cristianarse; y vese ser esto verdad, pues luego volvieron a sus supersticiones, teniendose por no cristianos y usando de lo mesmo que antes usaban. Pues los espanoles soldados y vecinos, como lo mostraron por la obra, no pretendieron tanto que lo indios fuesen cristianos o se salvasen, cuanto sus propios intereses y comodidades, fingiendo que lo hacian por el descargo de sus conciencias, por no parecer que sin hacer beneficio alguno al indio se servia del y le hacia pechar y servir como esclavo a el y a sus hijos; y por otra parte les permitian todas las supersticiones y vicios de la gentilidad, sin tratar del remedio, ni de que en todo un ano se les advirtiese algo o se les ensenase la fe, pues disimular con ellos estaba muy bien para sus comodidades e intereses, y tratar de que se ocupasen, siquiera un dia, en su reformacion y ensenanza, se les hacia cuesta arriba, y decian que se les perderia su hacienda; lo cual aun dura todavia en muchas partes del reino, particularmente donde hay granjerias de minas, de labranzas de tierras, de coca, de obrajes, de trapiches y de otras cosas en las cuales esta hoy toda la nacion indicana (sic) ocupada, particularmente la plebeya. Agregase, que como estos vivieron entre los espanoles o los forzaron a que, dejando sus pueblos, viniesen a las ciudades nuevas, deprendieron de los espanoles muchos vicios quellos no sabian, o si sabian y tenian inclinacion dellos, a lo menos no los tenian en uso comun ni en ocupacion publica, por el rigor de sus leyes y porque se ejecutaban a la letra. Porque, quitado todo lo que es y suena idolatria y gentilidad y supersticion, en lo que es costumbres y vida moral y civil, mas corruptos fueron a una mano los soldados y vecinos espanoles en aquellos tiempos que los indios gentiles, por muy distraidos que fuesen; porque, dejado aparte todo lo que es hurtar y robar y hacer agravios e injurias, o el jurar, blasfemar, renegar, los homicidios, aun entre si mismos, y otros muchos males, en lo que toca a la deshonestidad, iba tan roto el negocio, que desde el capitan hasta el mismo soldado vivian miserablemente, cual con cinco, cual con diez, cual con doce mancebas y todas gentiles, y todas ellas quitadas, o de sus padres, que las tenian doncellas para casar, o de sus maridos; y por quitar escrupulillos, las hacian baptizar sin catecismo ni prevencion alguna, y acabado el baptismo, las hacian volver a sus casas y pecados, y las que poco antes fueron mancebas gentiles, el mismo dia del baptismo se hacian mancebas baptizadas v cristianas. Y quitaban tamben muchachos a sus padres para servirse de ellos de alcahuetes para hacer llamar hoy aquesta, manana aquella. Que semejantes indios y a este modo y en tales ejemplos industriados y baptizados, fuesen malos, llenos de vicios y de males, |C que maravilla, si el rigor de sus leyes y la ejecucion dellas, y el gobierno de los ingas cesaron con la muerte de Don Juan Atahuallpa, y no quedo quien los gobernase en lo civil y moral? |C Como no habian de soltar las riendas a los vicios, pues hallaban la puerta abierta, pues los espanoles que sucedieron en el gobierno, no trataron por mucho tiempo nada desto, ocupados con sus desconciertos y codicias, y habiendo de ser el ejemplo de la virtud cristiana, fueron los mas flacos y miserables, y dieron avilantez a que las casadas dejasen a sus maridos, las hijas virgines a sus padres y se diesen publicamente a deshonestidades, cosa que todo lo que antes precedio en mas de dos mill anos, no se habia visto en el reino? |C Como no habian de ser bestiales los indios y hacerse barbaros, sin leyes, pues con la ocasion, y mucho mas con las guerras civiles que sucedieron, no se les intimo ley evangelica ni civil, siquiera de Espana, ni las leyes buenas de sus antepasados, y al cabo se quedaron, sin ley, sin gobierno, sin porvenir? De tales indios como estos se ha de entender lo que autores graves han escrito diciendo, que la virginidad entre ellos no fue estimada, ni querian casar con mujer que fuese virgen, por parecerles que no habia sido digna de que la amase otro.

182047  De que esto no se puede decir con verdad por los antiguos, mientras gobernasen los ingas, vese muy claro por lo que arriba queda dicho de las virgines vestales piruanas, pues la primera y mas substancial condicion que pedian era la virginidad, sin la cual, segun sus leyes, no podia ser recibida ninguna, como lo confiesan los mismos autores, puesto caso que dispensaban con reinas y grandes senoras que, enviudando, quisieren entrar en el monesterio. Vese tambien por las penas de muerte que ponen las leyes contra los estupros y con forzar al violador que se case con la violada, si ella quisiere, y no con otra. Vese por la grande custodia que habia en tiempo de los ingas de todo genero de doncellas y muchachas, pues habia jueces de familias y de la educacion de los ninos y ninas.

182068  Mas tiene eso verdad por los de aqueste tiempo corrupto de que vamos tratando; porque si el que profesaba la ley cristiana era el que cometia los estupros y despues daba desas mujeres a sus criados que eran indios, diciendoles que se las daban para honrarlos y que se casasen con ellas, |C que mucho que entendiesen que era honra tomar la mujer violada por el espanol y casarse con ella? |C Que mucho que los senores y caciques deprendiesen a hacer otro tanto con sus vasallos? |C Que doctrina oyeron en todo ese tiempo? |C Quien les dijo que la virginidad era un estado altisimo en la iglesia de Dios? |C Que ejemplos vieron de virtud y honestidad para que deprendiesen lo bueno? Asi que, como vieron y supieron algunas personas graves (que despues fueron de Espana a las Indias) aquesto que pasaba, entendieron que era vicio que venia desde los tiempos pasados, y como lo imaginaron, asi lo escribieron, no embargante que tambien supieron la corrupcion de los soldados espanoles, el descuido de los magistrados y la turbacion de las guerras civiles entre los mismos espanoles, cuando no se guardaba ley ni cosa ninguna buena en favor del bien publico; mas, con todo, hubo quien excuso a los espanoles o callo sus escandalos y animo grandemente a los indios. Destos indios asi baptizados e instruidos se entiende lo que dicen algunos concilios celebrados en Lima, de que desenterraban los difuntos, sacandolos de las iglesias y llevandolos al monte, de que hacian sus antiguas supersticiones y sacrificios y males, etc. ; mas no se entiende de los de agora, que estan del todo olvidados de lo antiguo; y si hay uno o dos que sean apostatas, |C que maravilla, pues en la Europa vemos reinos enteros apostatas, y en Italia y en Espana no falta quien haya dejado la fe catolica?

183006  La segunda manera de cristianar indios fue de los que quisieron de su voluntad ser cristianos, porque los movio el ejemplo santo de algun religioso bueno, o de algun seglar espanol piadoso (que no faltaban destos, sino que eran los que menos podian) , pero no tuvieron quien les ensenase la fe en su lengua; contentabanse con decirles el Pater noster, Ave Maria y Credo en latin, poniendolos una cruz alta en publico y que se arrodillasen alli por las mananas y al anochecer. Religiosos habia pocos, y estos que habia, estaban ocupados en las ciudades de espanoles en fundar casas y monasterios, en el coro y otras cosas; y asi no podian atender a los indios, y si atendian, era por via de interpretes, que sabian nuestro romance castellano muy mal; aunque, cuanto duraron las guerras civiles, no hubo eso ni esotro. Y como en aquellos tiempos era costumbre que a la parte de los indios fuesen personas comunmente idiotas, privados de voz activa y pasiva para las elecciones, eran muy pocos los que se inclinaban a ir a los indios, por parecer cosa de afrenta; y si iba uno solo, tenia a cargo una provincia entera, con no tener ni letras ni lengua; y habia de acudir a cuarenta y a cincuenta pueblos y a mas quien con solo uno no podia. De cuya falta nacio que pusieron en los pueblos de los indios espanoles seglares por doctrineros, que ni sabian la lengua, ni aun la doctrina cristiana: todo se les iba en hacer su hacienda, ocupar a los indios, y en cobrar los tributos de sus amos, y andar a los punetes con los indios; y como ellos se vian libres en el prado vedado, entregabanse a sus anchuras, sin dejar doncella ni casada.

183049  De tal modo de doctrinar como este, mal podian los naturales aprovecharse; mas antes se les entibiaban y perdian los buenos deseos que tenian, porque nunca oian palabra divina que los provocase, ni vian buen ejemplo que los incitase, mas muchos que les ayudasen a salir de frailes y devocion y a entregarse a los vicios. En muchos anos no vieron sacerdote, y si lo vieron, jamas supieron que cosa es confesarse sacramentalmente como cristiano catolico, porque el sacerdote no se queria meter en tanto trabajo; bastabale pasar de ligero por el pueblo y cobrar su estipendio, en cuya paga estaban bien industriados. Y es cosa de notar, que para todas las cosas que tocan al interese o comodidad o deleite de los espanoles, no faltaban lenguas, interpretes, eficacia, medios extra|nos, como para edificios suptuosisimos, monasterios, labranzas de tierra, oficios mecanicos, tratos, contractos, tributos, alcabalas, imposicion |bes|c con nombres afamados del rey, de la caja real, del virrey, audiencia, y de vecinos y los demas ministros, para todas las delicias y regalos que pueden imaginar los senores y senoras para todos sus deleites y para otras mill cosas. Ni faltaban en los indios habilidad y presteza de ingenio para entenderlas y comprenderlas y ponerlas por obra, aunque se les dijese con senas exteriores como a mudos. Y que para predicarles la fe catolica y la gloria de Cristo Nuestro Senor faltasen interpretes y los ministros estuviesen tibios, y apenas se hallasen medios para lo poder hacer, y los indios fuesen tardisimos y torpes de ingenio y que nunca hayan podido deprender cosa que nunca oyeron, ni poner por obra cosa de virtud.

183091  Y este es y ha sido el fundamento que tienen y han tenido los que han intimado el poco aprovechamiento de los piruanos en la cristiandad, queriendo que con tal genero de doctrinar como hemos dicho, fuesen tan fervorosos como los de la primitiva iglesia; y encarecen grandemente esto, quejandose de que en los indies, aun no industriados, no resplandezca la virtud y santidad, que en ellos, que son industriados, no resplandece. Claro es que los indios supieran las cosas de Cristo, si fueran industriados, como saben las cosas del rey, porque los industrian. |C Es posible que quien sabe todas las cedulas y prematicas relaes para lo que toca a tributos y cajas reales, para minas, comunida des, servicio personal y otras cosas, y las saben de memoria porque se las repiten cada dia, no sabria siquiera el Credo y los Mandamientos con su declaracion breve, si se les repitiese e inculcase? Quien tiene tanta noticia del Rey y de su poder y majestad, |C no la ternia del Papa y de su potestad y dignidad soberana?

184018  Queda, pues, que aun de estos segundos no hay que maravillar que en la cristiandad sean flojos y no fervorosos, y que en la virtud sean inconstantes y en los buenos deseos y propositos no perseverantes, y en los vicios sean algo demasiados y disolutos, y hayan tornado a resucitar algunas de las costumbres corruptas que tuvieron sus mayores, como es la lujuria con mujeres mundarias (sic) , la embriaguez, el no respetar a sus padres y a sus mayores y ancianos y otras que no supieron, como es perjurarse, hacerse testigos falsos, hurtar, ser desagradecidos, tener tedio y fastidio para las cosas de Dios, cobdiciar dineros, no mirar por el bien comun, amancebarse etiam con casadas, no perdonar injurias, ser contumaces y rebeldes, etc. Mas, con todo esto, |ben|c pocos o ninguno hemos visto falta de la fe que recibieron, y mas los que desde ninos recibieron el baptismo; ninguno hemos visto quemar por sometico, con andar sus contrarios con el ojo tan alerta para cogerlos. En los pueblos dellos que estan apartados de los espanoles, no se hallaran en todo el ano dos adulterios, no hurtos, no homicidios, no enemistades crueles; aunque los que viven entre espanoles caen muchas veces en estas cosas, porque tienen el ejemplo a la mano. Y si cotejamos los unos y los otros, hallaremos en los soldados espanoles y en otros que se llaman soldados, mas males en un mes, que en los indios en un ano; como es testigo desto la ciudad de Lima y de Mexico y la Habana y otras ciudades. Pero no merecen estos indios por esto excusa alguna, sino reprension, pues pudieran ellos aprovecharse de lo bueno que sentian de la ley evangelica, y apartarse de la compania de los malos y no hacerse a una con ellos.

184063  La tercera manera de entrar los piruanos en la cristiandad, fue de indios que no solamente quisieron de su propia voluntad ser baptizados ellos y sus hijos y sus mujeres, mas tuvieron ventura de hallar quien les ensenase, y con buenos ejemplos les incitase al fervor de la fe y al amor de Dios. Y si acaso les falto quien les ensenase, ellos buscaron modos como deprender lo que estaban obligados, y ensenarlos a sus hijos. Y como el que hace lo que debe y puede, nunca le falta Dios, envioles algunos claros varones eclesiasticos, clerigos y regulares, que con grande y loable trabajo deprendieron la lengua de la tierra; y estos, pospuesta toda la honra del mundo y el decir de los que tan aversos eran a los indios, se dieron a predicar el evangelio publicamente, andando de pueblo en pueblo, quitando la idolatria, no solo en lo exterior, como hicieron los primeros y segundos, que no sabian la lengua, sino de los corazones y voluntades; de manera que no tenian ellos necesidad de acudir al idolo y quebrarlo, y a deshacer altares y oratorios antiguos, sino que los mismos indios hacian pedazos y ceniza todos cuantos idolos y altares habia, y los que estaban secretos los descubrian y quebraban. Estos dieron aviso de todos los montes y fuentes y otras cosas naturales que los antiguos veneraban, para que los tales predicadore estuviesen sobre aviso y predicasen contra tan malas supersticiones. Destos supimos todas las cosas que arriba se han referido y otras mas que no se dicen, porque ellos, como abominando tan mala cosa, no solamente la desecharon de todo punto de sus corazones, pero descubrieronlas para que los sacerdotes estuviesen sobre aviso.

184106  Senalaronse en esta obra grandemente los religiosos de Santo Domingo, y precedieron siempre con gran prudencia y discrecion, junta con la sanctidad y virtud; dellos fue Fr. Cristobal Lopez, varon santo y digno de eterna memoria. porque en todo fue esclarecido; tambien Fr. Domingo de Santo Tomas, y otros. En la orden de Sant Francisco no hubo tantos interpretes o lenguas, pero hicieron todo su deber aquellos que se consagraron al bien de los naturales. No faltaron entre los agustinos (aunque llegaron mas tarde) buenos operarios, particularmente uno, que no solo trabajo, pero escribio en la lengua para que se aprovechasen los venideros. Los clerigos, si no es con largos estipendios, no podian estar entre indios; pero algunos se dieron a la vida apostolica, como fueron Machin de Deva, Gregorio de Montalvo, Cristobal de Molina, Juan de Pantaleon, a quien ahorco Gonzalo Pizarro, porque persuadia a los indios al servicio del rey, y otros dos o tres que hicieron gran provecho. Y para como andaban las cosas en aquellos tiempos, no hicieron estos religiosos y clerigos poco en darse a los indios, sino un acto heroico y celestial, lleno de humildad y desprecio del mundo, llenos de amor de Dios y del proximo, y una perpetua mortificacion; porque asi se tenia por afrenta y menoscabo grande acudir y predicar a los naturales, como se tiene agora que un grave y noble se vaya a comunicar y conversar con picaros o grumetes; y mandar a un religioso imperfecto que acudiese a los indios, era como decirle que fuese a una galera. De manera que fue menester que saliese de corazon para una obra que de suyo se es celestial. Pero fue providencia de Dios que hubiese operarios forzados y operarios voluntarios, para que se viese la diferencia.

185044  Todos estos predicadores, por mas de treinta anos, no atendieron sino a predicar a los naturales, y de los sacramentos no se les comunicaba sino solo el del baptismo y matrimonio; y como eran pocos los operarios y los indios sin numero, no se podia acudir a baptizar todas las provincias y pueblos, y asi perdieron mucho los de la segunda manera de conversion, como arriba vimos, porque ni supieron en mucho tiempo ni aun el nombre de Jhesu Cristo Nuestro Senor, cuanti mas los misterios de la fe, ni fueron ayudados con los sacramentos, ni animados a cosas de virtud; y aunque vieron los buenos ejemplos de los buenos predicadores, con todo, los males de otros les arrastraron y llevaron tras si, de manera que dieron en vicios, como ya queda dicho. Tambien estaban en peligro estos del tercero modo de conversion, por la falta que habia de quien los confesase, porque entonces se tenia como por milagro que algun sacerdote se aplicase a oir confesiones de indios; y si por mano de sus pecados algunos de sus ministros menos fervorosos se ponia a confesarlos, mejor fuera que no lo hiciera, porque como depachaba ciento cincuenta y mas cada dia, ni ellos iban confesados, ni el hecho su oficio, lo uno por la priesa, lo otro porque apenas sabia la lengua, lo otro porque no les apercibia primero para declararlos como se ha de recibir aquel sacramento. Por mas de treinta y ocho anos no se les predico o intimo que hubiese necesidad de recibir el santisimo de la Eucharistia, ni que cosa era, ni aun del sacrificio santo de la Misa, y mucho menos de los Sacramentos.

185085  Y era lastima ver las lagrimas de los naturales que se quejaban de que no se les ensenase el modo que a los espanoles ensenaban… etc. De manera, que de solo el baptismo y matrimonio supieron los indios comunmente, y solo cuando a la practica y uso de recibirlos, que cuando a la dotrina, de mill era solo uno el que sabia algo, porque le alcanzo algo del beneficio de los buenos operarios que hemos dicho.

185096  Oyo Dios las peticiones y lagrimas de los indios y envioles la Compania de Jesus, ano de 1568. La cual, el mismo ano por el mes de setiembre, y mucho mas por enero del ano siguiente de 69, levanto tanta caza con su predicacion y buen ejemplo, que se admiraban los naturales de si mismos de ver la mudanza tan notable, el fervor y devocion nunca vista, el concurso de indios tan grande, que nunca tanta gente se habia visto en Lima. El arzobispo Don Hieronimo de Loaisa lloraba de placer cada vezque via los domingos y fiestas pasar por su calle procesion de indios innumerables. Allegose a esto el ejercicio de las confesiones que entonces comenzo con los indios, y se vio claro y manifiesto que no habia estado la culpa en el relo sino en el relojero, pues hallando los indios la puerta abierta para lo que deseaban, luego acudieron. Pesole grandemente al Demonio de tanto bien, y luego invento un estorbo terrible, porque asi lo permitio Dios para que se conociese la constancia de los ministros operarios nuevos y la de los nuevamente convertidos a la verdadera devocion.

186026  Quisieronse los codiciosos e inexorables aprovecharse de esta ocasion y de la buena obra de la Compania, con mandar que, pues tantos indios habia, sirviesen todos y trujesen mas de las serranias de donde aquellos habian venido; y aunque resistieron los pios, pudieron mas los impios, trayendo razones impertinentes, y entre otras, una de que aquella devocion que mostraban los indios era por hacerse haraganes y no trabajar en las haciendas de los espanoles; que harta dotrina tenian y habian tenido hasta alli; que para que eran menester nuevos modos de procesiones y devociones y confesiones que embarazaban mas; y que eso se querian los indios y hacerse haraganes y bellacos. De manera que estos impios recibian pena de que asi entrase la salud por los indios, y quisieran que lo que ellos por su malicia no habian querido recibir, tampoco lo recibieran los indios. Huyeronse con todo muchos indios por no ser forzados al servicio personal, aunque no dejaron la devocion jamas, porque alla en sus tierras estuvieron a la mira, aguardando a que la Compania fuera alli o pasase por su lugar. Los que quedaron en la ciudad padecieron bien, aunque no dejaron lo comenzado. Finalmente, diose un corte, que fue fundar el pueblo de Santiago, que llaman el Cercado, pegado a Lima, y que estuviesen juntos y fuesen dotrinados por los de la Compania. Hizose asi, murieronse infinitos con la mudanza de lugar, sacaron otros los interesados, que no se holgaban de tanta felicidad; finalmente, quedo buen numero, que hasta ahora ha permanecido con tanta virtud, honestidad y devocion, que es para admirar. Ellos de su limosna y trabajo, sin ayuda de otro, han hecho la iglesia de San Blas, la cual despues se conmuto en hospital; han hecho la de Santiago, que en lindeza, hermosura y adorno excede a muchas de Lima. El oratorio del altar del sagrario del Santiasimo Sacramento, los aderezos de los ministros que alli sirven, la musiea para los oficios divinos, no solo de voces, sino de instrumentos diversos y de vihuelas de arco, el aparato tan ilustre y sumptuoso con que sale el Santisimo Sacramento para los indios enfermos, la cofradia que en su honor se ha instituido, en la cual estan incorporadas las Cofradias de Nuestra Senora y de la Vera-Cruz y de las animas del Purgatorio, la utilidad y comodidad desta cofradia, la cura y medicinas y provision y recaudos del hospital, el socorro de los pobres y huerfanos, el sustento de los padres que alli residen para ensenarlos, las limosnas continuas que alli hacen, no solo a sus padres espirituales, sino a la casa de probacion que alli esta, todas estas cosas salen de los indios y no de otros; fuera de que estos mismos indios ayudan con sus limosnas a los hospitales y cofradias y necesidades de pobres de la ciudad de Lima.

186098  Pues todo esto, |C quien dira que es fingido, o quien lo echara a mala parte? |C Que mas pueden hacer en esto exterior los mas antiguos devotos en la cristiandad? Pues y a lo que es fino (sic) y de donde les ha venido todo este bien, que es la frecuencia de las confesiones y el recibir el Santisimo Sacramento las pascuas y fiestas solemnes, |Cdonde se ve mejor que en el Cercado? Pueblos hay de indios por alli alrededor que tienen los mismos deseos y ansias, y aun preparaciones, pero non est qui frangat panem eis, antes en los pulpitos han sido los de la Compania reprendidos porque asi comunicaban estos divinos Sacramentos a los indios; sermones se oyeron mas de veinte y cuatro con razones aparentes que los seglares pensaron que era la pura verdad, y por eso todos los clerigos seculares dieron en seguir a esos tales predicadores, trayendo en consecuencia algunas flaquezas y caidas de indios, como si faltasen otras tales etiam entre los mismos ministros. Los frailes querian pasar adelante con lo que hasta alli habian usado, de no confesar lo ordinario, sino es en casos raros, a los indios y mucho menos darles el Santisimo Sacramento; y porque no lo pidiesen algun dia, si supiesen que lo podian recibir, habiendo buena disposicion y preparacion, acordaban de nunca tratarles desta materia.

187030  Pero la Compania, regida por el espiritu verdadero de la Iglesia catolica, pasaba adelante en su obra, con mucha prudencia y discrecion; porque si en el Cercado de Lima y en la demas gente indiana devota que vive en la ciudad ha hecho todo lo que esta dicho y mucho mas que no se dce, en el Cuzco fue mas admirable lo que hizo y obro, ayudada de la gracia divina. Y fue esta tanto de mayor estima, cuando hubo de parte de los enemigos de la virtud mayor y mas pesado estorbo y persecucion, y en los naturales mas fe y constancia. Los medios que uso la Compania de Jesus fueron paciencia, humildad, obediencia, caridad, oracion fervorosa, y acudir a sus ministerios con fuego de corazon, sin perdonar sudores, trabajo, hambre, sin temer persecuciones. Los ministerios eran predicar, confesar y dar la comunion, acudir a enfermos, presos, hospitales, ninos y rudos; dar traza como se socorriesen necesidades de pobres, como se compusiesen las pendencias y enemistades, y se evitasen los pecados publicos. El modo de predicar era nuevo para los indios, y hasta alli nunca usado, como es adornar el pulpito con sedas, hacer los acatamientos y exordios como para auditorio cristiano y que cada uno de los que alli estaban tenia por ayo un angel soberano del cielo; traer las auctoridades de la Santa Escritura en la lengua latina, e interpretallas luego en la lengua con fidelidad, porque asi revereciasen la palabra divina; predicarles lo ordinario historicamente, porque desto gustan ellos grandemente, y sacar de la narracion historica apostrofes y exclamaciones, o amorosas y tiernas, provocativas a penitencia y reformacion, o terribles y espantosas, provocativas a temor divino y a apartarse de vicios; hacer procesiones; honrarlos conforme a la calidad y oficio, y en las conversaciones particulares, contar vidas de sanctos y tratar cosas de virtud; componerlos letras en su lengua a lo divino y hacer a los ninos que las canten ante ellos, para que asi se olviden de los cantares antiguos, y por via de la musica se les encajone la declaracion de los Articulos y Mandamientos y Sacramentos y Obras de misericordia.

187085  Cuan grande fue el fruto y provecho que se saco de aqui, diganlo las piedras de Cuzco, que aunque los hombres lo callen o nieguen de malicia o olvido, lo confesaran ellas. Diganlo las otras religiones, que gozaron de la grande liberalidad de sus limosnas, que vieron palpablemente su reformacion y perseverancia. Que aunque algunos dellos mofaron y rieron grandemente de los de la Compania de dos cosas, lo primero, de que como nuevos y chapetones predicaban y trabajan, sin advertir que echaban agua en el harnero y que la devocioncilla o hipocresia de los indios habia de ser como estaca, tres dias en pared; y para mas avergonzar a los de la Compaia o apartarlos de su proposito, andaban con suma diligencia inquiriendo si alguno de los que acudian a nuestras platicas habia caido en pecado alguno, y aunque fuese un alzar de ojos descuidado o no tan honesto, lo acriminaban y hacian plaza dello; de donde tomaron los seglares motivo para no solo inquirir esto mismo, pero si sabian o habian oido decir que algun indio cualquiera que sea (porque para esto hacian ellos regla de que toda la provincia, sin exceptar ninguno, habia gozado de la dotrina de la Compania) habia caido en alguna deshonestidad o embriaguez, lo encarecian y abominaban tanto, que era para tapar los oidos. <<Mirad (decian) los sermones de los teatinos en que vienen a parar, que es por demas predicar a estos, que mas vale echarlos a las minas y que trabajen para nosotros. >> Y hubo un soldado tan malicioso, que solicito a una mujer natural de la tierra, que nunca habia oido ni visto padres de la Compania, y habiendo ofendido a Dios con ella, luego otro dia la afrento publicamente, diciendo que habia sido mala y perversa, y denostado la predicacion de los padres. Y aunque los religiosos susodichos rieron, lo segundo, del modo de predicar que tenian los padres de la Compania, segun lo arriba dicho, triscando grandemente, con todo, pasado algun tiempo, cayeron en la cuenta y se desdijeron de lo uno y de lo otro y comenzaron a ayudar valerosamene, teniendo ya por honor el oficio que hasta alli habian tenido por deshonra; entendiendo que pues los mas granados de la Compania se preciaban de aquello, no habia razon para que lo depreciasen ellos; y asi, comenzaron ellos a predicar a los indios y a seguir el estilo y modo de la Compania y a confesar a todos cuantos la doctrina de la Compania derribaba; porque como eran tantos millares los que acudian y cada dia venia gente de nuevo, no podian acudir a todos aunque hubiese veinte o treinta confesores, y tomose por medio a que los religiosos que asi se animaron los ayudasen; en lo cual se senalaron grandemente los dominicos y en ninguna cosa se apartaron del espiritu y modo de proceder nuestro. Tambien hicieron mucho los mercenarios con sus sermones y algunas confesiones; los franciscos no tuvieion lenguas por entonces, ni los agustinos, mas despues que las tuvieron, ayudadaron con mucho fructo.

188054  Visto el Demonio que ya se habian destruido sus machinas, invento otras. Tomo el obispo tanta tirria y enojo de que la Compania hiciese en su ciudad y obispado copioso fruto en los indios, que incito a su provisor y vicarios y curas y clerigos, o por mejor decir, ellos le incitaron a el, para que atajasen los pasos a los padres, porque echaron fama de que en son de predicar y confesar. se querian apoderar de las parroquias y de los pueblos de toda la primicia y aun quiza de todo el obispado. Para esto pusieron, pena de excomunion mayor latae sententiae, que ningun clerigo ni cura los admitiese en sus iglesias ni pueblos, ni a predicar, ni a confesar, ni a nada; a los caciques y senores so pena de cient pesos, y a los demas pena de cient azotes y tresquile de cabellos, que no se confesasen con los dichos padres ni oyesen palabra ninguna dellos; sobre lo cual hicieron extranas cosas, azotaron a muchos, asi varones como mujeres, y los afrentaron publicamente, y pusieron todos los medios de carceles y destierros y otras penas que pudieron; solo matar no les fue concedido. Mas no salieron con su intento, porque crecia el numero de los que trataban de su reformacion, en tanto grado, que ellos se acusaron y conocieron que no iban por buen camino; fuera de que la justicia real tomo la mano de defender a los indios y a la Compania.

188089  Esta devocion y reformacion no se puede probar mejor que con ver que dura hasta el dia de hoy con un mismo teson y con tantos extremos. Casi este mismo modo, fervor y devocion ha habido y hay en Arequipa, Xuli, Chuquiabo, Chuquisaca, Potosi, Tucuman, Chile, y principalmente Quito. Dos misiones ha hecho la Compania a las Chachapoyas y Guanuco, y la reformacion que entonces habia dura agora con grande fructo, habiendo mas de doce anos que no ha ido la Compania a esos lugares. No trato de los grandes estorbos e imdimentos que han dado y dan las opresiones y trabajos cuotidianos, los diversos tributos y pechos que se les han puesto y cada ano se les imponen; los agravios y vejaciones que reciben de mano de los magistrados mediatos e inmediatos y de los particulares; la horrible servidumbre a que han venido, no mas de porque son cristianos, y la summa pobreza que tienen y el no poder acudir a la crianza de sus hijos y de su casa, porque no tienen lugar ni aun para atender a su salvacion; la enemiga que tienen los seglares porque atienden los eclesiasticos a su ensenanza y defensa; no digo nada de esto que seria largo de contar, mas vemos que con tanta carga y peso (que con la minima parte desfallecen muchos espanoles, no solo de la virtud, mas de la lealtad que deben a su rey) estan los indios firmes en su proposito, y en medio de sus trabajos y dolores, se abrazan con Cristo, y mientras mas inconveniente y estorbo y persecuciones, mas firmeza y arraigamiento en la fe. Porque es verdad que en determinandose de veras de abrazarla. no seran bastantes los tormentos y muertes a apartarse de ella. como se ha visto por experiencia en muchos, que por no ofender al Senor se han dejad-.o matar a mano de espanoles. Y como Nuestro Senor ha permitido que en todas partes donde alguna gentilidad se convierte haya quien ejercite a los nuevamente convertidos para su mayor provecho, como se ha visto en Europa, Asia y Africa, asi tambien ha permitido que sean ejercitados los indios cristianos; y como no hay gentiles ni herejes que los martiricen, ha permitido que algunos espanoles sirvan de perseguirlos, maltratandolos, vejandolos y agraviandolos, y que los magistrados colmen la medida en esto de molestarlos y agraviarlos, junto con los demasiados tributos e imposiciones, para que asi sean ejercitados y se arraiguen en la fe y busquen a Dios en sus tribulaciones y lagrimas, como lo hacen con gran ventaja y fructo.

 

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here