ACOSTA, Jose de  1590/1954 Historia natural y moral de las Indias Biblioteca de Autores Espanoles, tomo 73, pp. 3-247, Madrid: Ediciones Atlas.

104l022           CAPITULO XII

 

104l024  DEL ARTE QUE SE SAGA EL AZOGUE, Y SE BENEFICIA CON EL LA PLATA

 

104l027    Digamos ahora como se saca el azogue, y como se saca con el la plata. La piedra, o metal donde el azoque se halla, se muele y pone en unas ollas al fuego tapadas, y alli fundiendose o derritiendose aquel metal, se despide de el el azogue con la fuerza del fuego, y sale en exhalacion a vueltas del humo del dicho fuego, y suele ir siempre arriba, hasta tanto que topa algun cuerpo, donde para y se cuaja, o, si paja arriba sin topar cuerpo duro, llega hasta donde se enfria, y alli se cuaja y vuelve a caer abajo. Cuando esta hecha la fundicion destapan las ollas y acan el metal. La cual procuran se haga estando ya frias, porque si da algun humo o vapor de aquel a las personas que destapan las ollas, se azogan y mueren, o quedan muy maltratadas, o pierden los dientes.

 

104l048    Para dar fuego a los metales, porque se gasta infinita lena, hallo un minero, por nombre Rodrigo de Torres, una invencion utilisima, y fue coger de una paja que nace por todos aquellos cerros del Peru, la cual alla llaman Icho, y es a modo de esparto, y con ella dan fuego. Es cosa maravillosa la fuerza que tiene esta paja para fundir aquellos metales, quees, como lo que dice Plinio (1), del oro que se funde con llama de paja, no fundiendose con brasas de lena fortisima. El azogue asi fundido lo ponen en badanas, porque en cuero se puede guardar, y asi se mete en los almacenes del rey. y de alli se lleva por mar a Arica, y de alli a Potosi en recuas o carneros de la tierra.

 

104r011    Consumese comunmente en el beneficio de los metales en Potosi de seis a siete mil quintales por ano, sin lo que se saca de las lamas (que son las heces que quedan, y barro de los primeros lavatorios de metales que se hacen en tinas), las cuales lamas se queman y benefician en hornos para sacar el azogue que en ellas queda, y habra mas de cincuenta hornos de estos en la villa de Potosi y en Tarapaya. Sera la cuantidad de los metales que se benefician, segun han echado la cuenta hombres platicos, mas de trescientos mil quintales al ano, de cuyas lamas beneficiadas se sacarn mas de dos mil quintales de azogue.

 

104r027    Y es de saber que la cualidad de los metales es varia, porque acaece que un metal da mucha plata y consume poco azogue; otro, al reves, da poca plata y consume mucho azogue, otro da mucha y consume mucho, otro da poca y consume poco, y conforme a como es el acertar en estos metales, asi es el enriquecer poco, o mucho, o perder en el trato de metales. Aunque lo mas ordinario es que en metal rico, como da mucha plata, asi consume mucho azoque, y el pobre, al reves.

 

104r040    El metal se muele muy bien primero con los mazos de ingenios, que golpean la piedra como batanes, y despues de bien molido el metal, lo ciernen con unos cedazos de telas de arambre, que hacen la harina tan delgada como los comunes de cerdas; y ciernen estos cedazos, si estan bien armados y puestos, treinta quintales entre noche y dia. Cernida que esta la harina del metal, la pasan a unos cajones de buitrones, donde la mortifican con salmuera, echando a cada cincuenta quintales de harina cinco quintales de sal, y esto se hace para que la sal desengrase la harina de metal del barro o lama que tiene, con lo cual el azogue recibe mejor la plata. Exprimen luego con un lienzo de Holanda cruda el azogue sobre metal, y sale el azogue como un rocio, y asi van revolviendo el metal para que a todo el se comunique este rocio del azogue.

 

105l010    Antes de inventarse los buitrones de fuego se amasaba muchas y diversas veces se amasaba muchas y diversas do en unas artesas, y hacian pellas grandes como de barro,  dejabanlo estar algunos dias, y tornaban a amasallo otra vez y otra, hasta que se entendia que estaba ya incorporado el azogue en la plata, lo cual tardaba veinte dias y mas, y cuando menos, nueve. Despues, por aviso que hubo, come la gana de

 

105L021 adquirir es diligente, hallaron que, para abreviar el tiempo, el fuego ayudaba mucho a que el azogue tomase la plata con presteza, y asi trazaron los buitrones, donde ponen unos cajones grandes, en que echan el metal con sal v azogue, y por debajo dan fuego manso en ciertas bovedas hechas a proposito, y en espacio de cinco dias o seis el azogue incorpora en si la plata.

 

105l031    Cuando se entiende que ya el azogue ha hecho su oficio, que es juntar la plata, mucha a poca, sin dejar nada de ella, y embeberla en si, como la esponja ponja la agua, incorporandola consigo y apartandola de la tierra, plomo y cobre, con que se cria, entonces tratan de descubrirla, sacarla y apartarla del mismo azogue, lo cual hacen en esta forma: Echan el metal en unas tinas de agua, donde con unos molinetes o ruedas de agua, trayendo al derredor el metal, como quien deslie o hace mostaza, va saliendo el barro o lama del metal en el agua que corre, y la plata y azogue, como cosa mas pesada, hace asiento en el suelo de la tina. El metal que queda esta como arena, y de qaui lo sacan y llevan a lavar otra vuelta con bateas en unas balsas o pozas de agua, y alli acaba de caerse el barro, y deja la plata y azogue a solas, aunque a vueltas del barro y lama va siempre algo de plata y azogue, que llaman relaves; y tambien procuran despues sacallo y aprovechallo.

 

105r003    Limpia, pues, que esta la plata y el azogue, que ya ello reluce, despedido todo el barro y tierra, toman todo este metal y, echado en un lienzo, experimenlo fuertemente, y asi sale todo el azogue que no esta incorporado en la plata y queda lo demas hecho todo una pella de plata y azogue, al modo que queda lo duro y cibera de las almendras cuando exprimen el almendrada; y estando tando bien exprimida la pella que queda, sola es la sexta parte de plata y las las otras cinco son azogue. De estas pellas se que, si queda una pella de sesenta libras, las diez libras son de plata y las cincuenta de azogue. De estas pellas se hacen las pinas a modo de panes de azucar, huecas por dentro, y hacenlas de cien libras de ordinario. Y para apartar la plata del azogue, ponenlas en fuego fuerte, donde las cubren con un vaso de barro de la hechura de los moldes de panes de azucar, que son como unos caperuzones, y cubrenlas de carbon y danles fuego, con el cual el azogue se exhala en humo,  topando en el caperuzon de barro, alli se cuaja y destila, como los vapores de la olla en la cobertera, y por un canon al mode de alambique, recibese todo el azoque que so destila, y tornase a cobrar, quedando la palta sola.

 

105r035    La cual en forma y tamano es la misma; en el peso es cinco partes menos que antes; queda toda crespa y esponjada, que es cosa de ver; de dos de estas pinas se hace una barra de plata que pesa sesenta y cinco o sesenta y seis marcos, y asi se lleva a ensayar, quintar y marcar. Y es tan fina la plata sacada por azogue, que jamas baja de dos mil y trescientos y ochenta de ley; y es tan excelente, que para labrarse han menester que los plateros la bajen de ley echandole liga o mezcla, y lo mismo hacen en las casas de moneda, donde se labra y acuna. Todos estos tormentos y, por decirlo asi, martirios pasa la plata para ser fina, que, si bien se mira, es un amasijo formado, donde se muele y se cierne y se amasa y se leuda y se cuece la plata, y aun fuera de esto se lava y relava, y se cuece y recuece, pasando por mazos y cedazos, y artesas y buitrones y tinas y bateas y exprimideros y hornos, y, finalmente, por agua y fuego.

 

106l005    Digo esto porque, viendo este artificio en Potosi, consideraba lo que dice la Escritura de los justos (1), que: Colabit eos, et purgabit cuasi argentub. Y lo que dice en otra parte (2): Sicut argentum probatum terroe, purgatum septuplum. Que para apurar la plata y afinalla y limpialla de la tierra y barro en que se cria, siete veces la purgan y purifican, porque, en efecto, son siete, esto es, muchas y muchas las veces que la atormentan hasta dejalla pura y fina. Y asi es la doctrina del Senor, y lo han de ser las almas que han de participar de su pureza divina.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here