ACOSTA, Jose de  1590/1954 Historia natural y moral de las Indias Biblioteca de Autores Espanoles, tomo 73, pp. 3-247, Madrid: Ediciones Atlas.

101l042         CAPITULO X

 

102l044  DE LAS PROPIEDADES MARAVILLOSAS DEL AZOGUE

 

101l047    El azogue, que por otro nombre se llama argenvivo, como tambien le nombran los latinos, porque parece plata viva, segun bulle y anda a unas partes y otras velozmente, entre todos los metales tiene grandes y maravillosas propiedades. Lo primero, siendo verdadero metal, no es duro, informado y consistente, como los demas, sino liquido y que corre, no como la plata y el oro, que derretidos del fuego, son liquidos y corren, sino de su propia naturaleza, y con ser licor, es mas pesado que ningun otro metal; y asi los deas nadan en el azogue, y no se hunden como mas livianos. Yo he visto en un barreno de azogue echar dos libras de hierro, y andar nadando encima el hierro sin hundirse, dirse, como si fuera palo o corcho en el agua. Plinio hace excepcion diciendo (1), que solo el oro se hunde, y no nada sobre el azogue: no he visto la experiencia, y por ventura es, porque el azogue naturalmente rodea luego el oro, y lo esconde en si.

 

101r017    Es esta la mas importante propiedad que tiene, que con maravilloso afecto se pega al oro, y le busca, y se va el do quiera que le huele. Y no solo esto, mas asi se encarna con el, y lo junta a si, que le desnuda y despega de cualesquier otros metales o cuerpos en que esta mezlado, por lo cual toman oro los que se quieren preservar del dano del azogue. A hombres que han echado azogue en los oidos para matarlos secretamente, tamente, ha sido el remedio meter por el oido una paletilla de oro, con que llaman el azogue, y la sacan blanca, de lo que se ha pegado al oro. En Madrid, yendo a ver las obras notables que Jacome de Trezo, excelente artifice milannes, labraba para San Lorenzo el Real. sucedio ser en dia que doraban unas piezas del retablo, que eran de bronce, lo cual se hace ocn azogue; y porque el humo del azogue es mortal, me dijeron que se prevenian los oficiales contra este veneno con tomar un doblon de oro desmenuzado, el cual pasado al estomago llamaba alli cualquier azoguz que por los oidos, ojos, narices o boca les entrase de aquel humo mortal, y con esto se preservaban del dano del azogue, yendose todo el al oro que cstaba en el estomago,  saliendo despues todo por la via natural: cosa, cierto, digna de admiracion, despues que el azogue ha limpiado al oro, y purgadole de todos los otros metales y mezclas, tambien le aparta el fuego a el de an amigo el oro, y asi le deja del todo puro sin fuego. Dice Plinio (1), que con cierta arte apartaban el oro del azogue: no se yo que ahora se use tal arte.

 

102l005    Pareceme, que los antiguos no alcanzaron, que la plata se beneficiase por azogue, que es hoy dia el mayor uso y mas principal provecho del azogue, porque expresamente dice, que a ninguno otro metal abraza sino solo al oro, y donde trata del modo de beneficiar la plata, solo hace mencion de fundicion: por donde se puede colegir, que este secreto no le alcanzaron los antiguos. En efecto, aunque la principal amistad del azogue sea con el oro, todavia donde no hay oro se va a la plata, y la abraza, aunque no tan presto como a el oro: y al cabo tambien la limpia, y la apura de la tierra y cobre y plomo con que se cria, sin ser necesario el fuego, que por fundicion refina los metales; aunque para despegar y desasir del azogue a la plata tambien interviene fuego, como adelante se dira. De esotros metales, fuera de oro y plata, no hace caso el azogue, antes los carcome y gasta, y horada y se va y huye de ellos, que tambien es cosa admirable. Por donde le echanen vasos de barro, o en pieles de animales, porque vasijas de cobre, hierro u otro metal luego las pasa y barrena, y toda otora materia penetra y corrompe, pro donde le llama Plinio veneno de todas las cosas, y dice, que todo lo come y gasta.

 

102l037    En sepulturas de hombres muertos se halla azogue, que despues de haberlos gastado, el se sale muy a sun salvo entero. Hase hallado tambien en las medulas y tuetanos de hombres o animales, que recibiendo su humo por la boca o narices, alla dentro se congela, y penetra los mismos huesos. Por eso es tan peligrosa la conversacion con criatura ran atrevida y mortal. Pues es otra gracia que tiene, que bulle, y se hace cien mil gotillas, y por menudas que sean, no se pierde una, sino pue por aca, o por alla se torna a juntar con su licor,  cuasi es incorruptible, y apenas hay cosa que le pueda gastar: por donde el sobredicho Plinio le llama sudor eterno. Otra propiedad tiene, que siendo el azogue el que aparta el oro del cobre y todos metales, cuando quieren juntar oro con cobre, o bronce, o plata, que es dorando, el medianero de esta junta es el el azogue, porque mediante el se doran esos metales.

 

102r008    Entre todas estas maravillas de este licor extrano, la que a mi me ha parecido mas digna de ponderar, es, que siendo la cosa mas pesada del mundo inmediatamente se vuelve en la mas liviana del mundo, que es humo, con que sube arriba resuelto, y luego el mismo humo, que es cosa tan liviana, inmediatamente se vuelve en cosa tan pesada como es el propio licor de azogue, en que se resuelve. Porque en topando ol humo de aquel metal cuerpo duro arriba, o llegando a region frai, luego al punto se cuaja, y torna a caer hecho azogue, y si dan fuego otra vez al azoque, se hace humo, y del umo torna sin dilacion a caer el licor del azogue. Cierto, transumutacion inmediata de cosa tan pesada en cosa tan liviana, y al reves; por cosa rara se puede tener en naturaleza. Y en todas estas y otras extranezas que tiene este metal, es digno el Autor de su naturaleza,de ser glorificado, pues a sus leyes ocultas obedece tan prontamente toda naturaleza criada.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here