El no es ni grande ni chico pero jamás enano, algunas veces parece ser corto, pretende ser bueno de espíritu pero por necio termina siendo malo. Pretende ser inteligente y descubre que siempre hay otros que razonan mejor. Se considera culto, pero sabe tan poco. En los últimos años no ha leído nada que valga la pena, y de lo poco que ha aprendido en los años trascurridos, no ha rescatado nada trascendente, si no solo lo banal y ordinario.

El pudo ser mejor y crecer más, pero siempre se conforma con lo inmediato y fácil, con lo disponible y a su alcance. Pero casi nunca con lo que esta distante y mas alto. El conformismo es un mal que lo ha envuelto y poco es lo que hace para deshacerse de tan oscuro manto.

Siempre ha luchado para tener lo necesario pero nunca ha dado lucha para tener más. Por eso no sabe distinguir entre admirar o sentir envidia de los más grandes y de los que han triunfado.

Su escala de valores no la tiene bien definida, pues tiene poquísima estima por los bienes materiales y mucho apego por los valores humanos sin recocer que estos últimos no te dan de comer.

Por ultimo tiene el mal hábito de fumar sin que haga un esfuerzo mayor para superar este mal que daña su salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here