UBICACIÓN.- Los restos arqueológicos del asentamiento humano pertenecientes al Hombre de Chawaytiri, del precerámico, se ubican entre los límites de Pisaq y Paucartambo. El nombre corresponde a la ex hacienda, hoy cooperativa Chawayatiri. Por la naturaleza de los recursos naturales existentes en la zona que corresponden al piso de Puna, y los pastos naturales ideales para la crianza de camélidos condicionaron la vida de los primeros habitantes de este sector a dedicarse al pastoreo de llamas y alpacas, actividad que continúan practicando los actuales moradores de dicho lugar, que se encuentra entre 3.600 y 4.200 metros sobre el nivel del mar. Un. camino carretero que va de Pisaq a Paucartambo, pasa cerca a las cuevas y abrigos rocosos con pinturas rupestres.

RESTOS ARQUEOLÓGICOS DEL HOMBRE DE CHAWAYTIRI

Existen abrigos entre los afloramientos de roca arenisca que existe en la parte alta del caserío de Chawaytiri. Envaraos sectores rocosos se ubicaron la presencia de pinturas rupestre que fueron pintadas de color negro y otros de rojo. Los motivos representados son escenas de pastoreo de camélidos. Una de las cuevas, k más grande fue destruida por los ingenieros que construían la carretera, precisamente; cortaron de Heno la cueva dejando únicamente a la vista, la pared interior de la cueva, donde se observa pinturas rupestres, coa representación, de camélidos en color negro. Existe otro sitio que los campesinos lo conocen con el nombre de Llamachayoq Q’aqa. Este sitio se encuentra cerca a las viviendas de los pastores, quienes como parte de sus ceremonias, propias del ritual del pastoreo, siguen pintando figuras de los camélidos, como lo hacían sus antepasados. Usan para ello, colorantes que provienen de óxidos de hierro en estado natural, que los sacan i de las cercanías de los afloramientos rocosos, donde aparecía grandes cornisas que protegen de la lluvia una serie de pinturas dé color rojo que representan camélidos de perfil.

Por todos los sitios cercanos a estos lugares con cuevas y pinturas rupestres ha crecido la yerba silvestre y hace imposible rescatar instrumentos líticos u otras evidencias propias de los habitantes del pre cerámico, salvo el caso de prospecciones en profundidad excavaciones, las cuales no son posibles de realizar en vista de dificultades propias para trabajos de campo por estos años.

Cerca a las cuevas y abrigos hoy se puede observar una serie de construcciones de piedras canteadas unidas, con mortero de baño, que delimitan sectores de terreno a manera de canchas, y todos los paramentos se encuentran en proceso de destrucción.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here