Cuba pide por vigésima vez el fin del bloqueo

    0
    392

    El Canciller cubano, Bruno Rodríguez, aseguró ante Naciones Unidas que pese a la “falsa imagen” que pretende transmitir el Gobierno de Estados Unidos “el bloqueo y las sanciones permanecen intactos, en completa aplicación y se ha acentuado en los años más recientes su carácter extraterritorial”.

    “Como rasgo distintivo del período del presidente Obama, se refuerza la persecución a las transacciones financieras cubanas en todo el mundo, sin respeto a las leyes de terceros países ni a la oposición de sus gobiernos”, denunció.

    Subrayó que la isla caribeña continúa, después de 50 años de asedio, “sin poder exportar e importar libremente productos y servicios de tipo alguno hacia o desde los Estados Unidos”.

    Tampoco puede utilizar “puede utilizar el dólar norteamericano en sus transacciones, incluidos los pagos a la Organización de las Naciones Unidas y otros organismos internacionales”. Asimismo, no puede tener acceso a créditos en bancos de Estados Unidos, de sus filiales en otras naciones “y de instituciones internacionales como el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo”.

    La prohibición estadounidense de comerciar con subsidiarias de empresas estadounidenses en terceros Estados “permanece inalterable”.

    Repudió el hecho de que empresarios “de otras naciones interesados en invertir” en la mayor de las Antillas “continúan siendo sancionados, amenazados o incluidos en listas negras” del país norteño.

    El canciller cubano agregó que los organismos internacionales y agencias de Naciones Unidas “no escapan a esta política, al obstaculizar el gobierno de los Estados Unidos la cooperación que estas entidades prestan a Cuba, incluida la destinada a áreas de sensibilidad extrema”.

    Rodríguez explicó que en enero de este año se incautaron cuatro millones 207 mil dólares del financiamiento del Fondo Mundial de Lucha Contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, “para la ejecución de proyectos de cooperación con Cuba destinados a combatir el síndrome de la inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y la tuberculosis”.

    Tras la denuncia de La Habana, “el Departamento del Tesoro estadounidense emitió una licencia general en mayo de este año para liberar dichos fondos, la cual vencerá el 30 de junio de 2015. Pero, el hecho mismo de que los recursos de esta organización requieran, para llegar a Cuba, de una licencia del gobierno de los Estados Unidos muestra, además del designio de utilizar a estos programas tan sensibles como rehenes de su política de agresión contra mi país, un flagrante irrespeto a las Naciones Unidas y a las instituciones que la integran”, sostuvo.

    Así como estos, diferentes proyectos de cooperación concretados por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) también han sido bloqueados por Washington.

    Asimismo, la supuesta flexibilización para que algunos estadounidenses viajen a Cuba fue denagada por el Departamento del tesoro, que también prohibió las “licencias de viajes a Cuba a dos importantes organizaciones no gubernamentales estadounidenses que durante varios años han cooperado con instituciones cubanas en la esfera de la salud”.

    “La verdad es que la libertad de viajar de los norteamericanos sigue cercenada y que Cuba sigue siendo el único destino prohibido”, acotó.

    Bruno Rodríguez señaló que, a la manifestación de voluntad por parte de Cuba de establecer un diálogo bilateral con Estados Unidos, Obama respondió con “el rechazo solapado, bajo argumentos absurdos y condicionamientos inaceptables que nunca han funcionado”.

    El ministro de Exteriores resaltó que durante el medio siglo de bloqueo, no ha cambiado “la política de hostilidad y agresión de Estados Unidos, a pesar de que no han funcionado, ni van a funcionar”.

    “El gobierno de Cuba seguirá siendo ‘el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo’. Nuestras elecciones no serán subastas. No habrá campañas electorales de cuatro mil millones de dólares ni un Parlamento con un 13 por ciento de apoyo de los electores. No tendremos élites políticas corruptas separadas de la gente. Continuaremos siendo una democracia verdadera y no una plutocracia. Defenderemos el derecho a la información veraz y objetiva”, aseguró el mandatario.

    Por otro lado, se refirió al encarcelamiento de los cinco antiterroristas cubanos se preguntó “¿por qué no los liberan en un acto de justicia o, al menos, humanitario?”

    Transmitió también su agradecimiento al pueblo de Cuba y a todos los países que durante dos décadas han expresado “con su voz y su voto la necesidad de poner fin a las sanciones unilaterales más injustas, prolongadas y abarcadoras de la historia”.

    Al finalizar su discurso, el Canciller cubano solicitó “apoyar el proyecto de resolución L.4 titulado: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

    Por su parte, la representación de Estados Unidos en la Asamblea General de las Naciones Unidas, una vez más justificó el bloqueo económico, financiero y comercial contra Cuba y recordó el supuesto carácter democrático de las medidas impuestas hace casi medio siglo sobre la isla.

    Según el delegado estadounidense, la medida ilegal tiene como objetivo “apoyar a la sociedad civil cubana y generar mayor oportunidad para incrementar los derechos humanos y libertades políticas”. Estados Unidos reiteró este martes que votará en contra de la resolución de Cuba para poner fin al bloqueo.

    Por vigésima vez, Cuba pidió en la sesión de la 66° Asamblea General de Naciones Unidas el fin del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos desde hace medio siglo.

    “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba” es el título con el que el canciller cubano, Bruno Rodríguez, presentó la demanda que ha sido apoyada por al menos 187 miembros del organismo.

    Países como Venezuela, Uruguay, Bolivia, China, México han rechazado, durante la sesión de este martes, el asedio contra la Isla.

    Además, de organizaciones como el Movimiento de Países No Alineados; el Grupo de los 77 más China; el Mercado Común del Sur (Mercosur), el Grupo de Río, y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

    Por la intensidad en sus medidas, el bloqueo de Washington contra Cuba es considerado como un acto de genocidio, en virtud del inciso C , del artículo II de la Convención de Ginebra de 1948 para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here