Avanzando hacia el Norte a partir de Oori wairachina, siempre en pos de In-tiwatana, por el sendero central que nos conduce desde Acchapata, hallamos un ligero undimiento y angostamiento del terreno; esto originariamente debió ser una cuchilla, pero, los constructores de P’isaq modularon el lugar, dándole la con-formación actual, parece una calzada de algo de diez pasos de largo por tres o cuatro de ancho; vencida esta calzada, se asciende a una pequeña elevación de terreno, y llegamos a una especie de plazuela, a cuyo lado occidental emerge una construcción de dos pisos.

En la gran metrópoli piseña, hallamos varias casas de dos plantas, pero a la que venimos describiendo, expresamente le damos tal denominación, debido a que no teniendo nombre específico, conviene comentar sus caracteres y fines.

Su ubicación magistral permite al observador, dominar la quebrada del K’itamayu y la de Chongo, casi al mismo tiempo, avanzando únicamente algunas decenas de pasos. Por el lado oriental, la comunicación por voces o señales es factible con P’isaq, con los pukaras de esa zona y con las qolqas; por el Norte, la comunicación es igualmente factible con Intíwatana; por el occidente, con los grupos de andenes, con los torreones de ese lado y con la plena quebrada de K’itamayu; y por el Sur, con Qori wairachina.

Debido a esta su ubicación, nos atrevemos a afirmar, que pudo corresponder esta casa, a un centro administrativo; aquí debió tener asiento el gobierno central, de aquí debían partir las órdenes religiosas, militares y administrativas, tal vez era el centro operacional del ínka, sinchi o curaca que gobernara la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here