En el pasado, se forzaba a los niños: aprender a leer y escribir se inicia  sobre estos dos aspectos sin darle importancia al hecho fundamental  de que la enseñanza  de la lectura y la escritura  es bastante  inútil, si previamente, el niño no domina el habla oral. piense en esto: de nada sirve leer o escribir si no se entiende lo que se lee  o escribe, de nada vale dibujar un mensaje si nos es imposible descifrar su contenido.

igualmente, es imprescindible,  agudizar  la comprensión de los mensajes  que se propalan por la lengua oral, es decir también es necesario  que el niño aprenda a escuchar. no olvides  que  oir  y escuchar  no son la misma cosa. todos los que tenemos un odio normal podemos oir, esto es, captar las ondas sonoras; otra cosa es escuchar, es decir comprender  los significados que se encierran  tras los sonidos, descifrar  los mensajes.

la idea fundamental  aportada por la lingüística es: “la esencia oral y social de la lengua”. por ello también, la  expresión oral se convierte en una actividad permanente  y de vital importancia. la “escuela”, deberá  propiciar que los niños hablen,  a nadie escapa  que los niños cuando acceden  a la escuela, alrededor  de los 6 años de edad ya manejan su lengua,  es decir, la hablan, se expresan, adaptan su lenguaje a las necesidades derivadas  de sus deseos, sus acciones, afectos, fantasía. hasta allí  ese proceso  de asimilación  cultural y de sociabilización ha correspondido  ejercerlo a la comunidad, a la familia, a su entorno han sido ellas quienes han transmitido al niño  su lengua y este lo ha asimilado conforme se le ha hecho necesaria la comunicación con los demás. hasta  allí también  el proceso se ha caracterizado por su total libertad  y una profunda  creatividad, en el, niño  ha actuado espontáneamente, ha  aprendido  casi sin percatarse de ello. la escuela, tendrá, después, que  actuar  sobre esta experiencia. pero  sin violentarla, propiciando  la mas libre expresividad  del niño llevándolo –  en  un proceso  gradual –  a que, conforme  solidifica  la esencial oral  de la lengua, índice la aventura de aprender a leer  y escribir. pero tengamos  en cuenta un hecho: este  proceso será totalmente  exitoso si el niño habla, si maneja  el lenguaje  oral creativamente, es decir, para transmitir sus propias  experiencias, vivencias, sentimientos y todos los aspectos de la vida que son motivo  de sus preocupaciones.

si el aspecto de la expresión oral no logra desarrollarse a plenitud, difícilmente  la lectura y la escritura podrán ser algo mas que una actividad mecánica y la. en otras palabras, un niño que se habla y entiende correctamente los mensajes orales,  probablemente  no logre mas que una escritura   repetitiva de copias  o calígrafo (bonita letra, rapidez etc.) pero sin ningún contenido propio que transmitir e, igualmente, su lectura carecerá de profundidad,  sin llegar nunca a constituirse en un rico  caudal de experiencias  y en una inmensa fuente capaz de ayudarnos en la audaz aventura de descubrir al universo.

lo que debe promover en los niños es el uso del habla oral y, al mismo tiempo, el ejercita miento de los músculos,  que mas tarde le servirán para encarar el aprendizaje de la lectura y escritura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here