Era la década de los años 30 en nuestra ciudad del Cusco y se tenía como uno de los mas distinguidos vecinos a Don Manuel Guillén de los Ríos, un caballero deseoso de hacer una obra de bien para la ciudad que tanto amaba. Es por eso que acude al Convento de la Recoleta a conversar con el R.P. José Antonio Núñez del Prado, quien inmediatamente le sugiere apoyar en la creación de un Colegio de Educación Secundaria dirigido por educadores religiosos, como los Hermanos de La Salle.

Es así que en el año 1935, el P. Núñez del Prado, el Sr. Guillén y el Arzobispo del Cusco inician las gestiones para la creación de un nuevo colegio que en un inicio llevaría el nombre de “San José”, pero lamentablemente por falta de personal disponible y una infraestructura adecuada no fue posible.

Fueron las hermanas religiosas de Santa Teresa y su Priora, quienes cedieron gustosas una casa de su propiedad en la Plazoleta Silvac (hoy Parque de la Madre), para el futuro Colegio. Es recién en el año 1937 que el P. Núñez del Prado, el Sr. Guillén y el Arzobispo del Cusco consiguieron la aprobación del Hermano Superior General Junien Víctor quien comisionó al Hermano Visitador Xavier Bruno para venir al Cusco y hacer realidad la fundación del Colegio La Salle.

El 7 de enero de 1939 se consiguen las licencias respectivas para el funcionamiento de un nuevo colegio que otorgaría sabiduría a todos los hijos varones de las familias cusqueñas y el 15 de marzo del mismo año se iniciaron las matrículas. Cabe mencionar que la Comunidad fundadora del colegio estuvo formada por los hermanos Héctor Albert, como Director, Arille Lucien, Clement Adrien, Virgilio Carlos, Kamillus y Miguel Ildefonso Nierga, y las clases se iniciaron el 1 de abril de 1939 con 60 alumnos de 1ro a 4to de primaria.
En 1940 ya se contaba con 111 alumnos y fueron las hermanas del asilo de infantes de San Pedro quienes confeccionaron el estandarte oficial del colegio La Salle el cual fue bendecido el 21 de Julio del mismo año.

En el año 1941 los hermanos de La Salle comenzaron también una labor evangelizadora otorgando clases de Religión en el Colegio nacional de Ciencias.
El 27 de enero de 1944 se adquiere el terreno de 11909 m² que posteriormente sería donado al Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas en el distrito de Wanchaq, el 24 de Junio de ese mismo año se celebró por primera vez “el Día del Cusco” y el colegio La Salle tomó parte en el desfile con un carro alegórico que representaba al Inca y su corte.
A finales de 1947 se colocó la primera piedra del nuevo local del colegio y las obras iniciaron el 12 de abril de 1948; mientras tanto, el alumnado había llegado a los 500 estudiantes.

A mediados de 1949, la población estudiantil había crecido tanto que el Colegio se trasladó a su nuevo local en la Av. Tullumayu en Wanchaq, el cual aún se encontraba en construcción. Fueron unos años de incomodidad, ya que había que alternar el dictado de las clases con las obras de edificación.

El nuevo local fue puesto a prueba el 21 de mayo de 1950 con el terremoto que dejó en ruinas a la ciudad del Cusco, respetando sin embargo el edificio que estaba a medio construir del colegio La Salle. De todas formas por los daños generados en la ciudad y por seguridad de sus estudiantes, las clases quedaron suspendidas durante mes y medio. El Colegio tenía una estructura antisísmica. Por fin el 12 de octubre de 1953 se inauguró oficialmente el nuevo local con la asistencia de delegaciones lasallistas venidas de Lima y Arequipa.

A partir de 1962, las verbenas realizadas en el colegio La Salle llegaron a convertirse en grandes fiestas sociales que marcaron la aceptación de la población cusqueña por su enseñanza y formación cristiana.

El año 1963 se instaló en el Colegio, el primer canal de televisión del Cusco: Canal 4 Sur Peruana, que era una filial de Panamericana Televisión.

El Colegio celebró sus Bodas de Plata en 1964 con una solemnidad pocas veces vista en la ciudad del Cusco.

El año de 1971 el Colegio optó por dejar el aspecto pedagógico en manos de los Hermanos miembros de la Orden y el aspecto administrativo en manos de los padres de familia. Los resultados fueron buenos, el alumnado rebasó largamente el millar. El prestigio del Colegio aumentaría de manera considerable y es ahí que surge la idea de convertir el colegio en mixto a petición de los padres de familia que deseaban el beneficio de la educación lasallista también para sus hijas.

En 1979 egresa la primera Promoción Mixta del Colegio y a principios de 1980 ya cuenta con una cómoda y funcional residencia dentro del ámbito del Colegio.

En el Censo Nacional del 12 de julio de 1981, el alumnado tuvo una destacada participación: 80 empadronadores, todos los alumnos de cuarto y quinto de secundaria, desempeñaron su misión con gran responsabilidad, haciéndose acreedores a una felicitación por parte de las autoridades.

En 1986 fue un año trágico en la historia del Cusco y también del Colegio La Salle: el terremoto del 5 de abril, a escasos cinco días de iniciado el año escolar, dejó el local en condición de inhabitable. Hubo que suspender las labores durante todo el mes para instalar módulos prefabricados en el patio, en donde se trabajó, teniendo las clases la sección Secundaria por la mañana y la Primaria por la tarde.

Se iniciaron las obras de reconstrucción del local, las mismas que se prolongaron hasta el año 1989. Se aprovechó del desastre para hacer una remodelación total del edificio y ponerlo a tono con las exigencias de la moderna pedagogía. El día 22 de junio de 1987, encontrándose todo el alumnado en el desfile folklórico escolar por el aniversario de la ciudad, de un momento a otro, se vino abajo toda la zona en remodelación. Se construyó entonces, un local completamente nuevo en las dos terceras partes del anterior.

A partir de 1991, las actividades del Colegio se desarrollaron en forma normal; son dignos de mención los festivales folklóricos “Wayna Raymi” (fiesta de juventud), que se realizan en el mes de junio, la bicicleteada lasallista del mes de julio, la participación en los juegos de Confraternidad Lasallista de Arequipa y Urubamba.

Definitivamente el Colegio La Salle forma parte de la historia del Cusco y esta presente hasta el día de hoy otorgando sabiduría a los hijos (jóvenes y señoritas) de la familia cusqueña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here