El arquitecto don Juan Aldana fue el edificador de la torre de Santo Domingo, en 1649. La fachada principal del templo era imponente, construida de dos pisos en 1647, coronándola una torre poligonal. Lo más intere­sante del labrado consistía en lar­gas hojas y rosetas y los escudos dominico y franciscano.

Casi totalmente destruida, por los sismos de 1958 y 1960, está en proceso de reconstrucción.

Don Diego de Mendoza habla ya en 1664 del templo de San Francisco, describiéndolo como de una sola nave abovedada y un santuario con cúpula. En 1569 trazó el plan de edificación don Gaspar Báez y la ampliación se presume que es posterior al terremoto de 1687. Una combi­nación de sillar y ladrillo que ha sido redescubierta a raíz de la refacción de los daños del terre­moto de 1960, le proporciona bello aspecto. Tiene hermoso coro de piedra y adorna su fren- tera una aplicación de ladrillo de estilo mestizo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here