LA SIERRA: el soberbio reino de la Cordillera de los Andes

0
297

La Cordillera de los Andes, una territorio del Perú, formando la de las Cordilleras más grandes de la región de la Sierra, que representa el Tierra— recorre de Norte a Sur el 26.83%  del territorio nacional.

Sus decenas de cumbres de excelsos nevados se elevan vertiginosamente casi desde la orilla del mar, al borde de la estrecha faja de la Costa, formando una muralla formidable en el cinturón volcánico del globo.

La cumbre más alta de los Andes peruanos es la del bicéfalo Huascarán, maravilla’ de la naturaleza cuyo colosal pico sur alcanza los 6,768 metros de altura, cubierto de nieves eternas, siendo el segundo de la Cordillera de los Andes.

Grandes ríos nacen en estos nevados, como el Marañón y el Ucayali, que luego de oradar la Cordillera en los “pongos”, forman, al unirse en la selva baja, al monarca de los ríos del mundo: el Amazonas.

Estos ríos torrentosos rugen entre los profundos abismos de los Andes, irrigando rumorosos y fértiles valles en los que prosperan numerosas ciudades, donde se aloja la mayor parte de la población del país.

Innumerables y bellísimos lagos y lagunas reflejan en soberbios paisajes a las cadenas de nevados, como las del Callejón de Huaylas (Llanganuco, Parón, etc.) pintoresco y gran valle formado por las Cordilleras Blanca y Negra. Y en la vasta altiplanicie del Collao, a 3,812 metros sobre el nivel del mar, se encuentra el lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo y cuna del Imperio de los Incas.

“El hecho de existir una sola divisoria continental de aguas es fundamental para la Geografía Humana del Perú —apunta el distinguido geógrafo peruano, Presidente de la Sociedad Geográfica de Lima, Dr. Emilio Romero— pues de ese hecho parte todo el sistema de comunicaciones, del establecimiento, fijación y migración demográfica del Perú así como el del aprovechamiento económico de su territorio”.

Geológicamente la Cordillera de los Andes está en pleno proceso de formación, por lo cual las lluvias ocasionan en ciertos años deslizamientos llamados “huaycos” y los deshielos producen roturas de las lagunas, causando aludes y aluviones que arrasan a veces, los valles en grandes tragedias, como las del Callejón de Huaylas en 1970 que causó más de 50 mil muertos.

La Sierra peruana, con sus abigarradas comunidades de indígenas (quechuas y aimaras), su alto índice de población , la gran riqueza de sus minas, la abundancia de sus ganados diseminados en sus altiplanicies, constituye, desde el punto de vista de la producción, una de las regiones más interesantes para el desarrollo de un mercado nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.