EL VALLE DE ANDAHUAYLILLAS Paisaje Natural.

0
304

El pueblo de Andahuaylillas se encuentra ubicado a 3121 m.s.n.m. a 37 kilómetros de distancia al sur este del Cusco en una ubicación muy favorable en el valle del rio Vilcanota con clima muy idóneo para el cultivo de maíz, habas y frutales, según la clasificación de Javier Pulgar Vidal el lugar corresponde al piso ecológico q e s h u a. Dentro del Sistema de clasificación de Zonas de Vida de Holdridge se han podido identificar dentro de la zona de Andahuaylillas 02 tipos de zonas de vida.

– Estepa-Montano Subtropical (e -M S )

El promedio de precipitación total anual en esta zona de vida, varía entre 350 mm y 500 mm. La biotemperatura media anual tiene una máxima de 16,3 °C y una media anual mínima de 7,1 °C . Esta zona se ubica entre 3000 y 3400 msnm. Sin embargo, en esta zona de vida, las condiciones para la agricultura de secano son relativamente favorables en lo que respecta a la temperatura promedio anual, aun sean desfavorables por las sequías frecuentes de esta zona. La vegetación natural es de tipo herbácea y estacional, se encuentran una gran cantidad de Eucalipto (Eucaliptus globolus) reemplazando la foresta local ya que es usado en construcción y para hacer fuego, en la plaza de armas del pueblo se pueden encontrar un grupo de Pisonay (E ry th rin a e d u lis) m uy usado en el valle sagrado y pueblos por sus características flores r o j a s .

– Bosque H úm edo-M ontano Subtropical (bh-MS)

En esta zona de vida, el promedio de precipitación total anual varía entre 600 mm y 800 mm y la biotemperatura media anual entre 10 °C y 6 °C . Se ubica entre 3400 y 4000 msnm. La vegetación arbórea natural está constituida por bosques residuales como de C ha chaco m o (E s c a llo n ia resinosa ), Colle (B u d d le ja coriácea ) y Aliso ( A ln u s jo ru lle n s is ), arbustos como Chilca (B a c h a ris la n c e o la ta ) y grandes extensiones de pastos naturales como el Ichu (S tip a s p.) entre otros, ubicamos esta zona de vida en las cercanías del pueblo. En este clima se desarrolla la agricultura andina de secano que bordea el valle y el pueblo de Andahuaylillas

Paisaje Cultural.

En los últimos treinta años, la población de Andahuaylillas ha crecido sustancialmente, muchas áreas agrícolas han sido incorporadas a la trama urbana original, aunque manteniendo básicamente su forma inicial de damero y características constructivas, tanto de las viviendas, como de otras edificaciones. De origen étnico quechua y población mestiza, la mayoría de los habitantes son bilingües, es decir quechua e hispano hablantes. La principal actividad económica de sus pobladores es la agricultura de maíz, de papa y cebada en pequeñas parcelas que se sitúan alrededor del centro poblado y otras de mayor extensión, que están alejadas de la zona urbana, conformando el área rural del distrito. Debido a su clima, se encuentran huertos frutales como de peras, duraznos y otros, estos productos han sido importantes durante buena parte del siglo XX. Estos huertos hoy en día, comparten el espacio con las viviendas, aunque en los últimos años, su producción ha decaído sustancialmente debido a la propagación de plagas que aun no pudieron ser controladas e incendios forestales .

Como actividad complementaria se desarrolla el pequeño comercio de tiendas de abarrotes, que abastecen al poblador con alimentos industriales básicos de la dieta alimentaria. Con el crecimiento del mercado turístico, la intermediación en la venta de artesanía ha ido increm entándose como una actividad de las m ujeres.

En un día típico de semana, Andahuaylillas es una población tranquila, hay poco transeúnte, los vehículos son escasos, los varones están en sus parcelas cultivando la tierra, las mujeres en labores domésticas, cuidando las huertas o atendiendo sus pequeños negocios; los niños y jóvenes asisten a la escuela y colegios del pueblo, lo que ha hecho que el índice de analfabetismo vaya disminuyendo sustantivamente. Todo hace de Andahuaylillas un poblado de ambiente bucólico. Los domingos y días festivos, la asistencia al servicio religioso en el templo es masivo, igualmente la participación en celebraciones y fiestas tanto religiosas como civiles. La acción de catequesis y trabajo social de la Parroquia es intensa.

Algunas costumbres están relacionadas a su actividad principal que es la agricultura. Así el 15 de mayo celebran a San Isidro Labrador, patrono de los agricultores y representan el Chuwi Tarpuy o bendición de las semillas de chuwi. En agosto, realizan el “pago” o ofrenda a la tierra, ceremonia de origen prehispánico, que consiste en ofrendar con objetos y alimentos rituales a la Madre Tierra o Pachamama y agradecer las cosechas recibidas y pedir por la próxima siembra.

La gran devoción religiosa de los pobladores se manifiesta en las fiestas del calendario católico. Así, el 20 de enero en la comunidad de Qewar, se celebra a San Sebastián, en Salloc, otra comunidad rural, mayo es importante porque es la fiesta de la Ascensión del Señor. Estas manifestaciones del patrimonio inmaterial de la zona, están acompañadas de variadas danzas, música, comida y bebida, suelen tener una duración de varios días. Entre las manifestaciones culturales más relevantes están la danza y la música manifestada en varios grupos de danzantes y músicos. Así la presencia del grupo de danza Qapaq Qolla de Andahuaylillas es muy importante en la gran peregrinación al nevado del Sinakára y Q’olqe Punku para celebrar al Señor de Qoyllurit’i. El templo de Andahuaylillas posee una capilla dedicada a esta devoción.

El 29 de junio se celebra a San Pedro y a San Pablo y es la fiesta patronal del pueblo, luego de la M isa de fiesta, lo más impresionante es la procesión de más de treinta imágenes de santos, conocida también como “Corpus de Andahuaylillas” con gran participación de los fieles. La patrona de Andahuaylillas es la Virgen del Rosario y se la celebra el 07 de octubre, con actividades religiosas y sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.