El Atrio de Andahuaylillas

0
238

Es amplio y se encuentra a sobre plataforma elevada respecto de la plaza y se accede mediante escalinata corrida de piedra, que en su mayoría son de factura Inca y fueron reutilizadas.

En el atrio se sitúan tres cruces de piedra labrada sobre podios escalonados, enfrentando al sureste, y que según los estudiosos Mesa – Gisbert, datan de 1626-28. Las escalinatas de los podios están conformadas por piezas líticas de factura Inca que también son reutilizadas, algunas de ellas con diseños en bajo relieve. Destaca el sistema de anclaje de las cruces mediante la utilización de metal de plomo, tecnología aplicada en el Imperio Romano, para estabilizar mástiles.

E s inusual encontrar más de una cruz en los atrios de templos doctrineros. Generalmente es una sola cruz que se emplaza en el atrio y es llamada Cruz Miserere o de misericordia, frente a la cual se celebraban algunos rituales durante los entierros. Este tipo de cruz, remplazó la función de las capillas Miserere, pequeñas construcciones situadas igualm ente a un costado de los atrios en las que se realizaban ceremonias religiosas previas al entierro de los difuntos, sobre todo en la época en que los atrios o espacios laterales de los templos funcionaron como lugares de enterramiento o cementerios.

En San Pedro Apóstol el conjunto de las tres cruces, representa El Calvario, así la cruz central que es de mayor altura, simboliza a Cristo. El culto a los muertos fue de gran importancia para sus habitantes y las nuevas prácticas religiosas que imponían otras maneras de tratamiento, como la de recibir cristiana sepultura, m o ti v a r o n l a r e s i s te n c i a d e l a p o b l a c i ó n n a ti v a . U n l u g a r d e d i c a d o e x p r e s a m e n te a v e l a r l o s , d o n d e e l c a d á v e r permanecía al alcance de sus deudos, era una manera de aplacar sus rechazos y aminorar conflictos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.