El valor de la verdad, mas television basura

    0
    235

    Cuando ya estabamos colmados de television basnura, la cual personalmente no consumo. aparece un programa de television donde se vende la dignidad del ser humano a cambio de dinero, y por supuuesto esto le gusta ver al peruano de a pie que naturalmente es morboso.

    murio una persona, y eso para nuestra television peruana es bueno, ya que se logra más audiencia y mas rating, y donde la vida humana se puede vender y comprar, hasta donde tendremos que llegar  para tener que soportar semejante basura, pues al peruano le gusta ver eso y mientras el peruano le guste, pues eso son ganancias para los auspiciadores y  para el canal.

    Ventilar secretos, fue siempre un negocio en nuestro pais, sino recordemos a laura mierdabozzo que hacia lo mismo y humillaba a la gente y la gente lo aceptaba porque les pagaban, talk show abundan y ahora con este programete tambien se hace lo mismo, lamentablemente quien tiene la culpa de que aparezca programas como “El valor de la verdad” que realmente se deberia llamar “El costo de tu dignidad”; no son los medios ni los empresarios que pagan para que existan, sino es la mierda que nosotros formamos parte y en familia vamos disfrutando como las personas venden su dignidad.

    y ahora con la muerte de una persona, lo natural esto debiera haber desencadenado un necesario debate sobre el feminicidio y los límites de la regulación de los medios. A estas alturas, en cambio, vamos 72 horas de histeria, recriminaciones y vendettas periodísticas alrededor del caso de Ruth Thalía. Pero, no, ya paso esto con programas como Magalytv, y aun más tuvieron audiencia, todos decia que lamentable y se rasgaban las vestiduras pero puntuales ponian cada dia esa mierda de programa, lo mismo pasará, todos los olvidará, y la lucha por el rating continuará

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.