PACHAMAMA SAMINCHAY: Ofrenda a la Madre Tierra

0
600
Más de una quincena de años, el Instituto de Estudios Andino Ayni desarrolla dicha ceremonia, se incorpora también la Academia Mayor de la Lengua Quechua

PACHAMAMA SAMINCHAY: Ofrenda a la Madre Tierra

El Primero de Agosto a medio día en el Santuario de Saqsaywaman, se reúnen los Qosqo Runas y Qosqo Warmis a expresar su agradecimiento a la madre naturaleza.
El hombre en el ande tiene aproximadamente, según las últimas investigaciones, cerca de diez mil años de existencia, la referencia más alta de su organización y primera civilización del continente fue la Cultura Caral – Supe, quienes lograron sistematizar y dominar el conocimiento astrológico lunas y solar, para planificar las siembras y las cosechas de su agricultura.
El hombre andino desde entonces, siempre ha tenido una relación de complementariedad y solidaridad con la madre naturaleza, el ser humano es parte de ella, por eso dialoga, agradece y conversa con ella, para agradecer sus frutos que entrega para la subsistencia de su familia.
Es a partir de esta visión, que en el mes de agosto el hombre se prepara para el inicio del año agrícola, limpiando comunalmente los canales y tandas de riego; preparando la tierra para la siembra, en cuya perspectiva su primera acción, es el agradecimiento por las cosechas recibidas y solicitando que la nueva cosecha sea mejor para la humanidad y los suyos.
Esta visión contrasta totalmente con la conducta individualista de la filosofía occidental, que piensa que la naturaleza debe ser un simple objeto para la satisfacción de sus necesidades, por cuya razón los maneja de acuerdo a sus intereses económicos. Tanta es la influencia de esta mentalidad, que incluso afecta hasta en la forma referencial de caracterizar esta ofrenda o saminchay en quechua, con la falsedad de “pago a la tierra” como si se tratara de un contrato mercantil del hombre con la naturaleza.
La ceremonia de ofrenda en Saqsaywaman es realizada con respeto y fe por los hombres y mujeres del pueblo, gracias a la iniciativa de personalidades como Carlos Candia y otros maestros, que dedican sus mejores esfuerzos a la ceremonia de nuestra religiosidad andina.

Dejar respuesta